Perl para apresurados

Aviso Legal
Tabla de contenidos
¿Quién eres tú?
Todo listo para despegar
Comenzando una nueva carrera
Viéndole las tripas al producto
Usando la sabiduría colectiva
Ley de Murphy
Lo escrito, escrito está
Partiendo de una base
Ni bien ni mal, sino regular
A dónde vamos desde aquí
Esto es todo
Agradecimientos

¿Quién eres tú?

¿A quién va dirigido este tutorial para apresurados?

Eso mismo te estarás preguntando, que quién diablos eres y que a qué dedicas el tiempo libre. Así que te vamos a echar una mano. Supongo que ya sabes programar, que el concepto de variable no va para ti asociado a la nubosidad ni el de bucle a la cabeza de Nellie Olleson. Puede que conozcas el C, sólo para precavidos, o hables con lengua de serpiente (pitón), o incluso que el símbolo mayor y menor vayan para ti asociados de forma indisoluble a un acrónimo capicúa.

Vamos, que pueden extrañarte las formas ignotas en las que un nuevo lenguaje de programación repite cachos de código o mete valores en variables o representa listas de datos, pero los conceptos en sí no son nada nuevo para ti. A ti, pues, va dirigido este mini-tutorial.

Supongo también que tienes prisa. Si no, no estarías leyendo este tutorial para apresurados. Estarías leyendo uno titulado, por ejemplo, Perl para los que tienen todo el tiempo del mundo. Es decir, que es necesariamente breve, con la idea de poder ser impartido (y espero que asimilado) en unas dos horas. Igual no te da tiempo a teclear todos los ejemplos de código, pero este ordenador que estás mirando tiene una cosa maravillosa llamada "corta y pega" con la que sin duda estás familiarizado, y que podrás usar para tu provecho y el de la Humanidad.

Y quizás todavía no lo sabes, pero necesitas saber Perl. Para vigilar ese fichero de registro y crear alertas que te avisen de lo inesperado. Para ese CGI terriblemente complicado. Para convertir una página web demasiado compleja en algo que también es complejo, pero que puedes leer con tu lector de cosas complejas favorito. Para hacer lo que siempre quisiste hacer: escribir poesía en tu lenguaje de programación favorito. En fin, donde quiera que haga falta convertir cosas en otras cosas o convertir programadores en poetas, ahí hace falta saber Perl.

Sugerencia

Y con ello damos entrada a la primera flamewar de este tutorial, que es donde tú, que estás entre el público, dices aquello de Pues yo hago todo eso, y más, en (Fortran|Postscript|Haskell). Que vale, que si. Los lenguajes de programación son universales. Se puede hacer de todo con ellos. Y siempre es más fácil hacer algo en el lenguaje que uno conoce mejor. Pero al menos tendrás más donde elegir, ¿no?

Finalmente, aunque no es imprescindible, es conveniente que tengas un ordenador enfrente, y que puedas usarlo. La mayoría de los ordenadores modernos, y muchos de los antiguos, tienen versiones de Perl compiladas. La Nintendo DS todavía no, pero todo se andará.

Sobre todo, que no cunda el pánico. Y no te olvides de la toalla.