Mamá quiero ser artista

Hasta no hace mucho, al niño que confesaba eso a su madre, era muy probable que le contestaran "Calla, niño, tú lo que tienes que ser es perito agrónomo como tu abuela". Sin embargo, en la siguiente generación es muy probable que el niño que diga "Papi, yo quiero ser ingeniero de minas" le digan "Niño, cállate, tú lo que vas a ser es artista".

Generalizando un poco más, diría que las profesiones más cotizadas en el siglo XXI, o aquellas en las cuales va a haber menos paro, van a ser aquellas relacionadas con la información: transmisión de información (telecomunicaciones), creación de información o de contenido, entretenimiento (de ahí lo de artista), transformación de información (Informática en general), todas aquellas herramientas que sirvan para todo lo anterior (una vez más, informática y comunicaciones, pero en la parte hardware).

Para justificar eso, miremos primero, simplemente, a una película. "Titanic". Ha costado doscientos millones de dólares, unos treinta mil millones de pesetas, suficientes para que la Universidad de Granada funcione durante un año. Y la Guerra de las Galaxias, desde 1977 ha ganado 460 millones de dólares sólo en los USA (sin contar videos, muñequitos y lo que ha ingresado fuera de los USA). O sea, unos setenta mil millones de pesetas. Suficientes para completar la autovía de Guadix a Almería. En resumen, aquí hay pasta. El negocio de la creación de contenido mueve pasta.

¿Y el de procesamiento de la información? Bill Gates es la persona más rica del mundo. A lo mejor después de los sube y bajas de la bolsa es un rico pobre, pero sigue siendo uno de los más ricos. Larry Ellison, director de ORACLE, también anda por ahí.

Vamos a mirar a otros datos: en el club de los 20/20, que lo forman las compañías con un valor de mercado mayor de 20 mil millones de dólares (3 billones de pesetas), y un crecimiento de las ganancias mayor del 20 %, hay 7 compañías: Cisco (que fabrica enrutadores para Internet, los chismes que permiten pasar de un lado a otro en la Internet), Oracle (bases de datos, "network computers"), Microsoft (pa qué voy a decir nada), Intel (pues eso), Disney (este no os lo esperábais, ¿eh?), Compaq (ordenadores personales), Motorola (competidor de Intel y –ojo- telefonía móvil) y Cendant (que tiene clubs de compradores y vende cosas en Internet, aparte de ser un club de franquicias).

Y la tendencia es que la demanda para este tipo de productos aumente: la tendencia es a que la gente tenga un número flexible de horas de trabajo, o que incluso disminuya a 35 horas o incluso menos. ¿Qué es lo que va a hacer la gente con tanto tiempo? Pues ir al cine, leer libros, dedicarse a romperse los piños en deportes de riesgo, y ver la tele, claro. Y estar enganchado a la Internet. Y todo eso significa que habrá una tremenda demanda de obras de creación, para todos los medios posibles por donde se transmitan esas creaciones.

El único problema que con tanto estímulo, el recurso verdaderamente escaso va a ser la atención de la audiencia. Pero lo que es casi seguro es que será difícil aburrirse.