Los cantamañanas

Empezaramos esta serie de figuras del mundo de la Informática hablando de los cantamañanas. Así, a bote pronto, un cantamañanas es alguien que habla de lo que no sabe, pero lo hace con tanto convencimiento que todo el mundo acaba creyéndole. Su hábitat natural son las tertulias radiofónicas y otros programas de radio, los debates televisivos, los telediarios en los que hablan de sucesos tales como nuevos virus o ataques de hackers, y, finalmente, lugares preferentes donde se les vea bien en los entreclases (aunque a veces se les puede ver también del otro lado de los pupitres, escribiendo en la pizarra).

El canto del cantamañanas es bastante característico, y se compone de frases como "Las impresoras baratas lo son porque son más ruidosas" (a mí el ruido de las chorro de tinta me pone de los mismos nervios), oido en Radio 3 el miércoles pasado; "El virus ILOVEYOU se propaga sólo marcando nosequé" (es que no saben la diferencia entre "marcar" y "ejecutar") oido en Onda Cero, hoy mismo; o aquello tan célebre de "Las memorias han subido de precio porque se quemó la fábrica que las hacía todas" (oido en muchos sitios, hace dos o tres años).

Los cantamañanas son endémicos en ciertos sectores del esfuerzo humano, tal como la informática, el fútbol, el mundo del motor o la internet. En otros, tales como la física nuclear o la neurocirugía, se les encuentra más bien poco, porque nadie les creería si dijeran "Lo de los quarks y los gluones es una historia que se ha inventado la CIA". Aun así, los hay, lo que ocurre es que se les trinca pronto y se van a otros sitios, tales como las revistas de informática.

El cantamañanas es una especie sumamente peligrosa. No se les puede cazar, o mejor dicho, no merece la pena cazarlos, porque van a seguir a su bola, contando historias oidas por ahí a su manera, y si uno los espanta de un sitio, simplemente encontrarán otro nicho ecológico donde acogerse.

Tema: Fauna de la informática