Tecnología y China

Ya se ha hablado y escrito mucho sobre China, y para el caso, sobre cualquier otro país, pero no es lo mismo que estar allí y ver de primera mano como un país tan lejano culturalmente del nuestro ha adoptado la tecnología, y la extensión que tiene entre la población, que además, es mucha población. Cuando en China se decide hacer algo, hay que tomarlo en serio, porque hay mil doscientos millones de chinos.

En cualquier caso, lo primero que llama la atención son los móviles. Igual que aquí en España, todo el mundo tiene móvil, y no sólo en el aeropuerto, sino andando por las universidades, o simplemente yendo por la calle; no hacen más que sonar móviles, gente hablando con el móvil, hasta un taxista de los que nos llevó tenía móvil. Se supone que hay 100 millones de móviles, casi tantos como teléfonos fijos. Llamar resulta barato, unas 10 pesetas el minuto, lo que ocurre es que cuesta también dinero recibir llamadas. Y sólo hay una compañía: el monopolio estatal, China Telecom, aunque están empezando a introducirse otras compañías.

Con internet sucede lo mismo: aunque resulta relativamente cara, unas 4000 pesetas al mes, y eso en paises donde el sueldo de un catedrático de universidad es 40000 pesetas, hay internet por todos lados. Las universidades también dan acceso a los profesores, y eso es gratuito; pero hay cientos de chiringuitos de Internet donde poder conectarse por un rato. Por eso son tan populares los sitios de correo gratuito, y como a los chinos le resulta un poco complicado memorizar caracteres latinos, suelen tener sólo números, por ejemplo, 163.net y 263.net ; por supuesto, algunos también usan los sitios de correo gratuito en inglés, tales como HotMail. En todo, es muy habitual ver anuncios con URLs (que, de hecho, junto con el dibujito, es lo único que se suele entender del anuncio); muchos .com.cn, .net.cn, y también sus equivalentes en Taiwán, .com.tw. En las noticias en inglés de la televisión hablaban todos los días de una conferencia sobre comercio electrónico que se estaba celebrando en Pekín. Al parecer, tanto Internet como todas las nuevas tecnología son un área en crecimiento continuo. Y no hay que olvidar que hay mil doscientos millones de chinos, o sea que cuaudno digan de crecer, puede haber más páginas en chino mandarín (el idioma dominante) que en cualquier otro idioma en el mundo.

Todo esto se hace posible porque la tecnología no es cara; los precios de un PC, por ejemplo, son similares, y no es de extrañar, pues gran parte de los componentes los fabrican allí; sin embargo, hay que tener en cuenta que el nivel de vida es 5 o 6 veces inferior; o sea, que relativamente, son 5 o seis veces más caros. Los estudiantes, por ejemplo, no pueden permitirse todos un PC, y tienen en cambio una calculadora programable (hace diez años sólo tenían ábacos).

En resumen, un país en el que no falta de nada, en el que hay tecnología para el pueblo, y que como siga a este ritmo, alcanza a cualquier país de Europa Occidental o de América en menos de 10 años.