Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya:ciencia- radiaciones



25 de mayo de 2001

Cualquiera que haya usado un microondas sabe que lo que no se vé te puede tostar, o al menos, darte un calentón. Cualquiera que haya asistido a una reunión de comunidad en la que se debate si poner una antena de telefonía móvil en lo alto de un bloque de pisos, seguro que sabe eso, y mucho más. Cualquiera que se haya quedado sin cobertura en medio de una gran ciudad, sabe también, primero, que las radiaciones no llegan a todos lados, y segundo, que las antenas de telefonía móvil son necesarias para eso, para tener cobertura.

Por eso, cabe preguntarse: ¿la telefonía móvil es nociva para la salud? Cualquiera que se haya pegado una piña con el coche mientras hablaba con su tía por el móvil te contestará que sí, pero lo cierto es que la mayoría de los científicos dice que no. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (WHO) afirma que no se han encontrado riesgos significativos, ni de cáncer ni de otras enfermedades, ligados a antenas de telefonía móvil o teléfonos móviles; otros informes del profesor Moulder, publicados en revistas serias, vienen a decir lo mismo.

Lo cierto es que hay que tener en cuenta un par de hechos básicos: primero, la energía transmitida por la radiación electromagnética desciende con el cuadrado de la distancia; por eso, cuanto más nos alejemos de una fuente, menos energía recibimos. Además, no todos los materiales son transparentes a la radiación: los ladrillos no lo son, por ejemplo (aunque depende de la frecuencia: evidentemente, sí son transparentes a las frecuencias de la telefonía móvil). Tercero, el efecto que producen, como en el caso del microondas, es un calentamiento de los tejidos; si esos tejidos son internos, y hay una gran intensidad de radiación o una exposición prolongada, bueno, es como meter en el microondas un gato. Pero en la mayor parte de los casos, no representan ningún peligro.

Sin embargo, puede pasar como aquél que llevaba el móvil colgado del cinturón de una forma un tanto aparatosa, y le preguntaron que porqué no lo llevaba en el bolsillo de la chaqueta. Contestó: "Caray, porque las radiaciones son malas para el corazón". Pos eso... hoy en día que hay en las casas dos y tres teléfonos móviles, diles a esos mismos que le van a poner una antena de telefonía móvil en casa... y menos mal que pagan bastante bien, que si no, iban apañadas las compañías de telefonía móvil.

Otras Atalayas relevantes:

   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC