Querido Bill

Querido Bill Gates: me llamo Emerenciano González, tengo un Super Guan Handred, y quiero saber qué es lo que tengo que hacer para ser asquerosamente millonario como tú eres.

Estimado Emerenciano: para empezar, no soy asquerosamente millonario, sino obscenamente millonario. Asquerosamente es cuando tienes menos del billón de dolares. Y para contestar a tu pregunta, te diré que lo jodío, jodío, son los primeros mil millones. A partir de ahí la cosa es fácil. Para esos primeros mil millones, lo que hay que hacer es, primero, ser americano. Comprenderás que si naces en Zimbabue, por mucho que te empeñes, vas de culo. Luego, no tienes que acabar la carrera. Si dedicas demasiado tiempo para acabar la carrera, no puedes tener mil millones antes de los 30 tacos, y ya se sabe que lo que no se hace antes de los 30 tacos, no se hace nunca. Bueno, hay que saber programar un poquillo. Pero no mucho. Si sabes programar el video, ya sabes algo. Y luego, hay que comprar un sistema operativo en el cual nadie ha reparado, vendérselo a IBM, copiarle otro sistema operativo a Apple, fabricar todos los programas que necesitan esos sistemas operativos, no hace falta que funcionen demasiado, ni que salgan a tiempo, sólo que estén ahí, y ya está. Y luego, por supuesto, haría falta que yo estuviera muerto y enterrado. Ya me cuidaré yo muy mucho de que nadie consiga pasta de la misma forma que yo. ¡Faltaría más¡ Ah, y se me olvidaba, cuando tienes los mil millones, el resto es fácil, hasta hay imbéciles de periódicos de todo el mundo que te pagan para que contestes a preguntas estúpidas en la penúltima página de los suplementos.

Querido Bill Gates: soy Vanessa Enriqueta, la hija de Emerenciano, y ya que eres obscenamente rico, se supone que lo sabes todo y se te pueden hacer preguntas sobre religión, ciencia y cocina, es por ello que pregunto: ¿deben de tenerse relacciones sexuales antes, durante y después de la boda?

Querida Vane: las relacciones sexuales durante la boda están habitualmente mal vistas, salvo en una isla del Pacífico donde la ceremonia consiste en una cama redonda con los contrayentes, los sacerdotes y el consejo de ancianos de la localidad; después de comprar yo esta isla lo retransmitiremos por Internet, no te preocupes, pero, a lo que iba, antes y después, depende de los miles de millones que quieras sacar, porque para sacar muchos millones hay que joder mucho al prójimo, y no queda tiempo de joder a la prójima.

Esta vez, Bill Gates tiene razón