Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya: La odisea del correo electrónico



19 de junio de 2001

La semana pasada decidí irme de vacaciones, y como uno no puede evitar el mono de correo electrónico, y además tenía asuntos pendientes, traté de leer, usando un ordenador con tarifa plana de telefónica, un mensajecito que me habían mandado, con un documento que tenía que corregir.

Para qué se me ocurriría. Para empezar, la tarifa plana de telefónica cada dos por tres me echaba, y tenía que volver a conectar. Pero lo peor no era eso. Lo peor era que, de sábado a martes, había acumulado unos 777 mensajes de correo electrónico, y ni el webmail de WorldOnline me lo tragaba, directamente se quedaba colgado. Probé a leer el correo POP usando otro servidor, especialmente el de Yahoo, que siempre me da buenos resultados, pero ¡no cabía!. Era más de 6 megas. Me abrí cuentas en varios sitios, pero no encontré ninguna con más de 6 megas...

Finalmente logré dar con un sitio en el que se podía leer el correo POP sin limitación, en POP3Web, pero claro, pantallazo a pantallazo, cualquiera se miraba los mil y pico mensajes que ya había acumulado... Al final, miré una de mis direcciones "alternativas", es decir, una de las que saben sólo unos pocos, y me habían mandado el mensaje allí, y estaba de los primericos. En fin...

Y es que el problema es que, cuando uno recibe el correo en uno de sus ordenadores, normalmente lo tiene ordenado todo en carpeticas y todo eso, mu chulo, y lo que no suele leer a menudo no le molesta, pero en cuanto que se cambia uno de sitio, esas listas de correo que tienen 100 mensajes al día se te meten por medio y no te dejan leer el correo de verdad. Lo mejor, como en casi todo, es organizarse, es decir, tener distintas direcciones de correo para diferentes cosas: una para cuando uno se va de vacaciones, que sólo conozcan los cabales, otra para listas de correo, que cuando se llene, se tira y se coge otra, y otra para darla cuando te pidan una dirección de correo al hacerte una dirección de correo. Así cuando uno está fuera, simplemente lee la que le interese.

Otra opción, claro está, es pasar de correo electrónico... pero eso es como dejar de fumar, el que no lo usa, no sabe lo difícil que es dejarlo...

Otras Atalayas relevantes:

   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC