El pingüino contra el diablejo

En la gran batalla que todos los que apoyamos el software libre libramos contra el imperio del mal, Microsoft, hay quizás un gran olvidado: el sistema operativo FreeBSD. FreeBSD es un otro sabor de Unix, tal como el Linux, que acaba de sacar su versión 4.0. A diferencia de Linux, FreeBSD no tiene diferentes "distribuciones", es decir, diferentes empaquetamientos con diferentes métodos de instalación y diferentes programas: hay un sólo FreeBSD, lo cual viene a garantizar que es un sistema bien integrado y probado. Además, el sistema de desarrollo que usa FreeBSD es diferente a Linux: en Linux, cualquiera puede escribir parches para el kernel; en FreeBSD, sólo un grupo de gente lo hace, y además, el resto de gente que contribuye a él es un grupo cerrado, en vez de admitir a cualquiera como Linux (lo cual no necesariamente es malo).

Eso lo hace un sistema operativo mucho más rápido y seguro que Linux; hay muchos menos huecos de seguridad en FreeBSD que en Linux, y eso hace que lo usen sitios Web donde realmente son conscientes de la seguridad: muchos de los sitios web de la industria porno en Internet, e incluso grandes sitios, tal como Yahoo.

FreeBSD tiene otra serie de "hermanos", OpenBSD, NetBSD, y BSDI, que en un principio fueron el mismo sistema operativo, pero que divergieron en un momento determinado por discrepancias en qué tipos de características eran las más importantes: OpenBSD pone más énfasis en la seguridad, NetBSD en la independencia de la máquina, y FreeBSD está optimizado para arquitecturas basadas en Intel.

Casi todas las aplicaciones disponibles para Linux lo están también para FreeBSD: compiladores, editores, entornos gráficos; en realidad, la principal diferencia entre Linux y FreeBSD es el núcleo (kernel), que es la parte principal del sistema operativo; la que ofrece los servicios básicos tales como ejecución de tareas simultáneas.

FreeBSD tiene también una comunidad muy activa en castellano, con su propio sitio Web, muchos de los manuales y demás documentos están traducidos al español. En resumen, que no solamente hay vida fuera de Microsoft, sino que también la hay fuera de Linux, y que cada cual opte por lo que más le convenga. De hecho, tengo pensado probar el FreeBSD en breve para poner todos los servicios web en un servidor FreeBSD, en vez de un Linux tal como lo tenemos ahora (en http://geneura.ugr.es).

Voy predicando con el ejemplo, ya tengo instalado el Linux.
Ya llevo unos meses con Linux y os lo cuento.