Internet para discapacitados

Internet no sólo ha significado un mundo nuevo para todos nosotros, sino que también ha sido un mundo nuevo para las personas discapacitadsas. Por un lado, algunas personas con poca movilidad han podido conocer gente, ampliar su círculo social y conocer el mundo sin moverse de su casa; otras personas han podido acercarse a ese mundo sin perjuicios, pero, a la vez, para algunos, especialmente las personas con poca visión o los invidentes, gran parte de la internet se ha convertido en una nueva barrera.
Este problema se me planteó cuando, a partir de la anterior Atalaya, un oyente, Juan Manuel Grado Ponce, me contó como se las apañaba la gente como él para acceder a la Internet. Para empezar, había que olvidarse de Windows de cualquier tipo. Demasiadas opciones, demasiados gráficos, y los programas que la adaptan (como por ejemplo el denominado TifloWin) difíciles de manejar. Para él es mucho más fácil usar MSDOS junto con algunos navegadores tales como el Lynx o el Nettamer.

Ahí precisamente está el punto de acceso, pero también la barrera. Algunos invidentes tienen una tarjeta, tal como PC-hablado, que les lee lo que hay en la pantalla; por lo cual, todo lo que aparece en la pantalla debe de traducirse a algo hablado. Y muchos sitios Web no se prestan a esto: demasiados gráficos, demasiadas opciones; además, los navegadores que usan no son compatibles con las últimas versiones de HTML, la mayoría de ellos son compatibles con  HTML 2.0, por lo cual muchas páginas les son ilegibles.

Por ello, desde esta Atalaya me gustaría dar unos cuantos consejos a los diseñadores de sitios Web, si queréis que vuestros sitios sean accesibles para este gran colectivo. Aquí me voy a poner un poco técnico, pero en fin, la mayoría de nosotros ya nos hemos estrenado escribiendo páginas web, o sea que no creo que tengáis excesivo problema en entenderme. Por ejemplo

En todo caso, si vuestro sitio requiere todas esas cosas y no podéis pasar sin ellas, al menos poned páginas alternativas sólo texto, o que cumplan lo anterior. Hay una campaña de "accesibilidad" para sitios web, y voy a tratar de seguirla en las páginas de esta Atalaya. Si no, los que me escuchéis, y los que "escuchéis" las páginas que hago, que os recuerdo, están en http://kal-el.ugr.es/~jmerelo/Atalaya, tenéis todo el derecho a regañarme.