Estadísticas El doctor en casa: Internet contra los virus

Hay quien piensa que los virus llegan, de alguna manera, por internet, que no hay más que enchufar un ordenador a la internet para que se metan todos los virus del mundo. Incluso hay quien dice (y miles de mensajes de correo electrónico lo atestiguan que se puede contagiar un virus leyendo el correo electrónico. Nada más lejos de la realidad. Para coger un virus hay que ejecutar, voluntariamente, un programa que lo contenga.

Y eso precisamente fue lo que me ocurrió a mí el otro día. Por el expeditivo método de dejar un disquete en la disquetera de arranque, mientras arrancaba ese ordenador, y estar dicho disquete infectado, pillé un virus. Primeros síntoma: el ordenador se queda atrancado, sin hacer nada, y escribiendo en el disco duro. Rearranco, y enseguida Windows detecta que hay algo raro. Ya se sabe que Windows es el mejor antivirus: se cuelga nada más que coger un virus; muchas veces incluso antes. En este caso no se quedó colgado: detectó algo raro relacionado con la gestión del sistema de ficheros. Y me perdió la unidad ZIP y el CD-ROM.

El antivirus AnyWare, que tenía instalado y que se lanza al arranque, por alguna razón no lo detectó. Al lanzarlo manualmente, lo encontró en el sector de arranque: el virus DelCMOS, que sonaba fatal y no auguraba nada bueno, estaba alojado en el MBR, Master Boot Record o sector de arranque del disco duro.

Mas hete aquí que llega la Internet al rescate. Enseguida, traté de buscar algún antivirus que me sacara del apuro. Los cientos de versiones diferentes del SCAN de McAffee estaban caducados, o no me detectaban el virus. Así que me fui a un sitio donde hay de todo: el sitio de ftp principal de la red académica española, ftp://ftp.rediris.es, donde están desde el Linux actualizado hasta una colección completa de antivirus. Me incliné por el f-prot, escrito por un islandés, Fridrik Skulason. Es bastante efectivo, basado en DOS, actualizado, y cabe en un disquete. Otro sitio lleno de utilidades es el de la ETS de Ingenieros de Montes de la Universidad de Oviedo, ftp://ftp.etsimo.uniovi.es.

Además hice un disquete de arranque, porque, aunque los susodichos son imprescindibles, nunca tiene uno alguno a mano, o si lo tiene, no lo encuentra. Evidentemente, cuando uno tiene un virus en el sector de arranque o alguno de los ficheros que se cargan al arrancar el ordenador, el virus se queda alojado en memoria, y es absurdo pasar un antivirus o limpiador, por varias razones: primera, porque el virus puede ocultar su presencia en memoria y en el disco, y segundo, porque el hecho de que los antivirus abra ficheros puede infectarlos a tutiplén. Por eso no tienen demasiado sentido los antivirus para Windows; a no ser que sirva para detectar virus antes de que infecten; además, el disco de arranque arranca en DOS, no en Windows (para ello harían falta varios discos). En resumen: el mejor antivirus para Windows, es para DOS.

Finalmente, arranqué con el disco de arranque, pasé el f-prot, que inmediatamente detectó y limpió el virus. Y puede leer otra vez de mi CD-ROM y de la unidad ZIP. El virus que cogí fuera de la Internet, logré eliminarlo gracias a la Internet.

¡Cuidado! ¡Que viene el virus!
Las cadenas de cartas se adaptan a Internet.