La ecología del Napster

El Napster, entre otra cosas, da ocasión de ver una ecología en acción. Supongamos que cada grupo es un genus, tal como, por ejemplo, las moscas, y cada especie es una canción. El Napster es el medio ideal para ver como evolucionan las especies (canciones) y los géneros o grupos, y muchos de los fenómenos que se dan en un ecosistema se dan también aquí.

Las especies se reproducen, es decir, sacan copias de sí mismas; estas copias a su vez se ponen a disposición del resto de la comunidad Napster; en algunos casos, mutan: hay diferentes versiones de una canción con diferente longitud de fichero, dependiendo del método de comunicación, e incluso nombres de ficheros ligeramente diferentes. Las canciones con mucho éxito (por ejemplo, la bomba esta de este verano) logran estar en muchos sitios simultáneamente, y sin embargo, hay otras canciones, como las del grupo manchego Los Jose Ramones, que no aparecen por ningún sitio. En algunos casos, las mutaciones son de otro tipo: canciones como "Da doo ron ron" aparecen cantadas por cienes de grupos diferentes. De algunas canciones, se podría llenar un CD completo sólo con sus diferentes versiones.

Algunos grupos son especialistas: si buscas Lesley Gore, es poco probable que encuentres algo diferente a "It's my party" (aunque encontrarás cientos de copias por otros grupos); sin embargo, otros grupos son generalistas: They Might Be Giants tiene cientos de canciones en la red, y en una búsqueda encontrarás casi todo.

También sucede que hay invasiones de ecosistemas: cuando un grupo o cantante, tal como Eminem, adquiere popularidad, aparecen cientos de copias de sus canciones en Napster; sin embargo, grupos que ya han deparecido de las mentes de los usuarios, como los Gibson brothers (¿alguien se acuerda de aquello de "Cubaaaaaa, ven a bailar la salsaaaaaa"?), es poco probable que aparezcan. Sin embargo, no ocurre como en los ecosistemas: en estos, los recursos son limitados, sin embargo, los CDs o discos duros donde la gente puede almacenar las canciones que comparte con otra gente, son, a todos los efectos, ilimitados. Por eso, no es difícil encontrar canciones de los Inhumanos o de Georgie Dann.

Entrar en Napster es, por tanto, casi equivalente a la inmortalidad: alguien, en algún momento, puede encontrar un fichero en un disco duro y ponerlo a disposición del resto de la red, que a su vez sacará copias y copias y permitirá que a uno lo sigan escuchando por los siglos de los siglos.

Y todavía hay quien se queja del pirateo del Napster...

Tema: Pirateo