Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya: Productores



18 de septiembre de 2001

La mayoría de la gente se imagina la tarea del productor (de cine, televisión, música) como un tipo o tipa con un montón de pasta, que coge a un grupo, lo saca de la nada, y lo convierte en una estrella, o coge a un directorcillo poco conocido, le da una pasta para que haga una película y se hace él rico y el director famoso. En general, no es así: todo equipo de televisión, programa de radio, grupo musical en ruta, tiene alguien que se encarga de las tareas de producción: buscar alojamiento, resolver la rotura de una cuerda de guitarra, buscar a alguien a quien hacerle una entrevista.

Ya os estaréis preguntando a santo de qué viene esto, ya que tratamos de la vuelta al cole. Yo tampoco lo tengo muy claro, pero la cuestión es la siguiente: si uno quiere ser productor o productora, ¿dónde puede estudiar?

No es esa la única profesión para la cual es imposible estudiar en el sistema actual. Por ejemplo, si quieres ser novelista, ¿dónde estudias? O si quieres ser profesional de servicio al cliente. En general, hay un rango de profesiones actuales que no están cubiertas por ninguna carrera, instituto, colegio. Y lo más importante, no están preparados para el cambio de una profesión a otra.

A pesar de que últimamente se está introduciendo el ordenador, y a veces la internet, en el aula, casi toda la educación, incluyendo la educación universitaria, están encaminadas a la memorización de contenidos y a su plasmación en ejercicios o experimentos. Incluso muchas de las carreras de "creación", como Bellas Artes, están enfocadas de esa forma. Pero en realidad, muchas de las profesiones actuales, y sobre todo, aquellas con más éxito y que tienen más paga, no se ajustan a los cánones de una ni de dos carreras: simplemente se trata de resolver problemas inesperados en un área determinada, o en cualquier área, como hacen los productores.

El problema, claro está, es que es difícil enseñar eso. Es casi imposible enseñar la creatividad, la capacidad de síntesis, la adaptabilidad a situaciones nuevas, la velocidad de aprendizaje, y, por supuesto, la voluntad de un aprendizaje continuo; por supuesto, esto es tanto culpa de los profesores como de los alumnos: los profesores, por simplificar su tarea examinando de contenidos memorizados, o de aplicación de resolución estándar de problemas, y los alumnos, por estudiarse "sólo lo que entra", y no penetrar en una materia hasta ser capaz de dominarla.

Por eso, a veces no es tan importante estudiar, sino tener claro desde el principio qué es lo que uno quiera obtener con ello. Si lo que se quiere obtener es una serie de líneas en el expediente, y al final un título, vamos por mal camino, y el mercado de trabajo se encargará de ponernos en nuestro sitio. Que muy bien puede ser el paro, porque alguien que, por su cuenta, se haya entrenado para ser adaptable y creativo, se va a quedar con nuestro curre, aunque no haya acabado ni el bachillerato (o como se llame ahora).

Otras Atalayas relevantes:

   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC