Esteganografía

La esteganografía trata de esconder un mensaje dentro de otro mensaje, de forma que el segundo mensaje pueda estar a la vista de todos, y sólo el receptor, procesándolo de alguna forma especial, pueda recuperar el mensaje codificado.

Es uno de los términos, junto con anthrax (se debería decir carbunco, que es la palabra en castellano), y Bin Laden, que se han puesto de moda desde el último 11 de septiembre, porque se supone que la esteganografía fue el método que se usó para enviar mensajes, dejarlos a la vista de todos, y que nadie los descubriera. En concreto, se menciona EBay y algunas páginas con señoritas sin chador ni burkha ni nada más encima. Y es muy posible que los usaran.

En realidad, son muy fáciles de usar: se baja uno alguno de los programas que sirven para el tema, tales como Cloak 4.0 o algún otro, y se empieza a usar. Se escoge un fichero cualesquiera, un documento Word, un documento PDF de Adobe, un fichero de imagen BMP o uno de sonido .WAV o .MP3, y se escoge el mensaje que se quiere ocultar, un mensaje de texto u otro fichero. El programa encriptador modifica el portador de varias formas posibles: alterando los valores de algunos de los puntos de la imagen, sumándoles o restándoles uno (+1 para indicar el bit 1, por ejemplo, y -1 para indicar el bit 0) , de forma que sea imperceptible al usuario, pero que alguien que sepa que en esa imagen hay un mensaje, pueda recuperarlo. Otra forma de codificarlo es usar partes "no usadas" del fichero, que parece mentira, pero existen; por ejemplo, dentro de la cabecera del fichero hay a veces unos cuantos bytes que se dejan para uso de versiones posteriores; o después de la marca de fin de fichero, se puede añadir más información, sin que ningún de los programas habituales lectores lo detecten. Otros métodos son más robustos (usan, por ejemplo, tramas para el fondo de las imágenes, o alguna modulación para el sonido), y conservan el mensaje aunque se cambie de tamaño o se pase a analógico.

Esta técnica se usa también para realizar marcas de agua, es decir, para que, cuando uno vea una imagen, sepa que procede de un sitio determinado, y pueda, por ejemplo denunciar a quien ha reproducido esa imagen. Al parecer, ese método es lo que usan revistas tales como el Playboy en sus imágenes, para que no sean reproducidas sin permiso.

Hay algunas formas de esteganografía que rayan en la ciencia ficción: usar el código genético de una bacteria, por ejemplo, para ocultar mensajes; con la facilidad que tienen las bacterias para reproducirse, tienes miles de copias de un mensaje en segundos. Sabes que ha recibido el mensaje cuando te resfrías o te da cagalera. No hay problema: analizas el ADN de la bacteria que encuentras en las heces, y tienes el mensaje. Aunque para eso, le dices a quien te envíe el mensaje que se acerque y te lo diga en voz bajita.


root
Last modified: Tue Oct 16 08:47:07 CEST 2001