Estadísticas Glorias y Miserias del correo electrónico

El correo electrónico ha significado para muchos la única conexión con la Internet, o con cualquier tipo de red global, por mucho tiempo. Antes de que existiera la telaraña, la gente se tenía que contentar con mandar mensajes de e-mail, aparte de transferir ficheros y conectarse con otras máquinas, los que tuvieran acceso a ella. Para muchos, todo comenzó con redes parciales, como FidoNet o BitNet, que permitían mandar mensajes a todos sitios, muchos antes incluso de poder conectarse con cualquier otra máquina (aparte de la máquina que servía el correo, claro está).

Hoy, mucha gente se ha olvidado de este hermanito menor de la Internet. Los más avezados buscadores de información, que pasan horas navegando por internet o charlando con el IRC, desconocen la gran riqueza que se esconde detrás de muchas direcciones de correo electrónico. Y con él se puede hacer tanto, o más, que con cualquier cliente de la telaraña. Por ejemplo:

Pero eso no es todo. Históricamente, el acercamiento de cualquier usuario al correo electrónico puede suceder de la siguiente forma.

Vamos a ver, como va esto del e-mail... a ver, configuro el servidor SMTP, sea lo que sea, me meto en el Netscape, y yastá. ¿Y ahora, a quién la mando mi primer e-mail? Vamos a ver....

Inmediatamente, su amigo Pepe, al que no veía desde hace años, recibe un mensaje que dice algo así.

HOLA PEPE QUE ME HE METIDO EN LA INTENET Y VOY A MANDARTE UN MAIL.

NO SE

SI HA LLEGADO QUE TAL TE VA? Y LOS NIÑOS?

Juan.kkk

dd

no se como salir del programa

Poco más o menos a la vez, un usuario de Minnesota, llamado John Smith, que pasaba por allí, recibe otro mensaje, que dice

HELLO MY NAME IS GUMERSINDO PEREZ i AM FROM spain
I WANT TO BE YOUR FIREND. Yes? Write to ME AT gperez@arrakis.es my password is manzana

A veces le contestan, a veces no, pero en todo caso se da cuenta del gran potencial del invento. Empieza a suscribirse a una lista de correo e jardinería, otra de usuarios de Vespa, y otra de solteros sin compromiso recalcitrantes. Poco a poco, empieza a recibir 10, 50, 100 mensajes al día. ¡Qué alegría! La mayoría no son personales, claro está, pero poco a poco empieza a hacer amigos casi por doquier. Pero cuando la cuenta de teléfono empieza a subir, y no por el Netscape, empieza a mandar mensajes del tipo

unsubscribe list-jardin
help
Como conio se desuscribe uno?

A lo cual todo el mundo de la lista le contesta que hay una dirección para mandar cosas a la lista, y otra para desuscribirse. A veces también ocurre que envía mensajes como

To: list-jardin@dondesea.es
Subject: A ver si quedamos
Oye, Pepi, a ver si quedamos el sábado para lo que tú ya sabes, que voy quemao...

Gumer

Recibiendo contestaciones como

To: gperez@arrakis.es
Subject: Re:A ver si quedamos
>Oye, Pepi, a ver si quedamos el sábado para lo que tú ya sabes,
>que voy quemao...
>
> Gumer
Gumer, le rogariamos que en lo sucesivo, cuando conteste a un mensaje, se fije que va dirigido a un miembro de la lista, y no a todo el mundo. Gracias, y a ver si se desquema usted.                                         JJ

multiplicada por quince o doscientos, claro está.

Aunque a veces, en esa misma lista, o en otra cualquiera, se empiezan a recibir miles y miles de mensajes.

¡Demasiao! !Me he convertido en la persona más famosa de la Internet!

Pero no. Alquien se ha dejado puesto un "contestador automático de e-mail" (sin borrarse de la lista): este contestador responde a la lista cuando recibe un mensaje, pero al responder a la lista, ese mensaje también lo recibe él mismo, y con todo cariño pasa a responderlo, con lo cual en cuestión de minutos, el esforzado ordenador inunda de mensajes la lista, echando a todo el mundo, llenando discos duros por doquier, y dando lugar al cabreo de más de un administrador (y a gozos-en-pozos por parte de más de uno).

Al cabo del tiempo, Gumer empieza a recibir mensajes con cabeceras en inglés tales como "Mensaje muy importante", "Hágase rico", "Chicas muy calientes" y cosas por el estilo. Si trata de responder al administrador del sistema o al interfecto diciéndole que hace el imbécil, y que no traga, a veces funciona, o a veces no. Algunos incluso amenazan con denunciarlo al chérif del condado de Yoknapatawpha (o similar). Y algunos comerciales listillos vendiendo servicios en Internet, solicitando direcciones de correo electrónico, y cosas por el estilo. Y, como no, empieza a recibir mensajes de Brunei y Yakutia diciendo

HELLO MY NAME IS YURI SPRASHENKO i AM FROM YAkutia
I WANT TO BE YOUR FIREND. Yes? Write to ME AT yuri@alma-ata.ru my password is venik

que solo contesta, habitualmente, si la interfecta se llama Natacha o Zoraida (aunque luego quién sabe), dando lugar a tórridos idilios virtuales que pocas veces llegan a más.

Pero Gumer sigue pensando:

¡Ostras! Ciento veintisiete mensajes nuevos. ¡Que guay!

cuando se conecta por las mañanas.

Contra el correo basura
Las cadenas de cartas se adaptan a Internet.