los hare krishna

Este título es un poco raro para hablar simplemente de los que trabajan en las multinacionales informáticas. Pero creo que la idea está clara: los hare krishna van todos iguales, calvitos y con túnicas de color azafrán, y hablan su propio lenguage, y los trabajadores (que no siempre son ejecutivos) también. Además, en ambos casos, están en una secta.

Lo del uniforme es fácil de ver: van siempre de chaqueta y corbata, zapatos, nunca tenis, y, por favor, nunca calcetines blancos; bien peinados y afeitados, nunca pelo largo, y si lleva uno pelo largo, nunca con coleta. Vamos, el tipo de persona que uno nunca se encontraría en Gran Hermano. A veces llevan maletín, y a veces dentro del maletín llevan un portátil, por supuesto, de la marca a la que representan. Tienen un acento uniforme, aunque sean de Dos Hermanas. Y ya que hablamos del lenguaje, suelen llamar a las cosas por nombres que nadie más usa: instalar un programa es implantar un aplicativo, por ejemplo. En otra multinacional, usarán otra terminología diferente.

Y lo de la secta, también viene por otros sitios. Muchas multinacionales organizan totalmente la vida de sus trabajadores. Aparte de que tienen que trabajar 10 horas al día, incluso a veces fines de semana, no permiten tener relaciones con los compañeros de trabajo, cambiando de sitio a los trabajadores cuando descubren algo para separar las parejas; además, los cambian continuamente de sitio para que no echen raíces en ninguna ciudad; organizan las vacaciones con otros compañeros de la empresa. Incluso tienen cosas como "el empleado del mes" o "de la semana". Y todo eso, por no mencionar la presión continua para obtener resultados y mejorar los beneficios de la empresa.

Por eso ocurre que los hare krishna no suelen durar mucho. Salvo que hayan obtenido un puesto de responsabilidad, o séase, administrativo y fijo en un sitio, a los 30-35 años acaban mudándose de empresa, o simplemente abandonándolo y montando un bar, como Felixuco o el propietario del bar Penicilino, cerca de la catedral de Valladolid.

Tema: Fauna informática