ley y tecnología

Desde la última ruptura de claves famosa, la de la iniciativa de música digital "segura, SDMI, y hasta que se rompa la siguiente protección o clave, parece que no hay clave que no se pueda romper; lo que una persona codifique, otra persona puede decodificar.Cualquier cosa que se ponga en formato digital, por mucho que se encripte, puede ser pasada a otro formado digital, y copiada, emitida , en resumen, pirateada.

Y lo que ocurre es que, a causa de la tecnología, que sirve tanto para proteger como para desproteger, la mayoría de los humanos que tienen acceso a esa tecnología viven en la ilegalidad. Si la policía nacional, o la guardia civil, empezara por una calle aleatoria de una ciudad aleatoria de nuestra geografía, podría incautarse de CDs piratas, MP3s de origen dudoso, tarjetas decodificadoras de Canal Plus, o de Canal Satélite Digital... al final de la calle, tendrían que pedir un trailer para llevarse todo lo incautado.

Pero eso no es todo. Los que compran libros en Amazon o en alguna librería de fuera de España, ¿pagan el IVA? ¿Y los derechos de aduana? ¿Y los que liberalizan sus móviles, comprados a bajo precio por la subvención de la operadora, usando un cable o una combinación de dígitos? ¿Y los que se montan un sitio con banners, y reciben un cheque de unos cuantos dólares de vez en cuando, lo declaramos en Hacienda?.

Con esto no intento que salgamos todos a la calle, nos vistamos de saco y quememos nuestros CDs y nos echemos ceniza encima para hacer penitencia. A lo mejor el problema no somos nosotros, sino la ley. Cuando una ley, la de los derechos de autor, o las de aranceles aduaneros, o las de propiedad de terminales móviles, son imposibles de hacer cumplir, y existen los medios para inclumplirlas fácilmente, a lo mejor lo que no funciona es la ley.

El problema no está sólo en la ley, sino en que no existe una percepción de que es moralmente erróneo, o éticamente erróneo, incumplirla. Si uno copia un CD de Britney Spears, no se la imagina muriéndose de hambre (excepto por lo delgaducha que está), ni a las discográficas cerrando el chiringuito. Si alguna cosa que entra, o que sale, de nuestro país, no se declara en Aduanas, lo mismo; no se imagina uno a hospitales que se caigan de viejos (aunque pasa) porque el Estado no tiene dinero; y finalmente, si uno liberaliza el teléfono, birlándole la subvención a Telefónica, no se imagina a la empresa echando a miles de empleados por ello.

Supongo que el origen de la ley está en la ley natural; no matarás y todo eso; si yo no voy por la calle con un bate de béisbol despachurrando cabezas no es porque no pueda coger un bate de béisbol, sino porque considero que eso de despachurrar cabezas es moralmente erróneo, y que además me pueden meter en el trullo por ello.

Por eso, la única solución a la ola de ilegalidad "digital", o mediada por un medio digital, que nos invade, podría ser educar desde pequeños que eso de copiar y quitarle dinero a las multinacionales, a las telecos o a Hacienda está feo. Pero mucho me temo que lo que va a suceder es exactamente lo contrario.

Tema: Pirateo