Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya: juegos de marcianos



29 de mayo de 2001

No me voy a poner otra vez nostálgico recordando el Pac-Man (que hoy se puede jugar en el Palm Pilot), sino mirar al futuro a ver dónde parece que va la industria de los videojuegos. Por lo que se ha visto en la última E3, va en dos direcciones: la del video de grupo heavy (tipos duros y chicas ligeritas de ropa) y la de dragones y mazmorras (muchos enanitos felices cantando en tabernas virtuales), pasando quizás por los mega-tamagotchis (vida artificial a tutiplén).

Entre los de video de grupo heavy, están, por supuesto, Tomb Raider y sus émulos; aunque también podríamos meter Unreal y Quake, que tiene menos de chicas ligeras de ropa, y más de monstruos y tipos duros con armas fálicas-que-te-cagas; casi todos ellos se pueden jugar en red, y puedes cargarte tranquilamente a un menda de Vitigudino por los cuarenta duros (uno y pico euros) que te cuesta el cibercafé. Son juegos destinados a probar las capacidades de las últimas tarjetas gráficas, y parecen más destinados a someter a una dura prueba a la última GeForce 3, que a estrujar las neuronas de los que escriben los videojuegos. Ya se han perdido los juegos como Myst y Riven, que le hacían a uno partirse los cuernos pensando. Se trata de aplicar el máximo número de texturas por segundo o renderizar el máximo número de frames por segundo, mientras te cargas a un número máximo de monstruos o zombies por segundo.

Pero los más curiosos son los Everquest o Ultima Online, y demás, juegos de rol de pago en Internet, que han creado verdaderas comunidades de usuarios, que incluso se dedican a construir castillos para luego venderlos en eBay; un buen castillo puede costar quinientos dólares, reales. Eso sí, igual el que lo ha construido se ha gastado más jugando, que para eso es de pago. Se han creado curiosos fenómenos: aunque efectivamente hay gente que se dedica a cargarse a otra gente, los jugadores se dividen en "socializadores", "logradores", "exploradores" y "asesinos", y la gente se dedica tanto a cargarse a incautos (virtualmente) como a hacer fiestas o a casarse. Y algunos, claro está, se forran.

En fin, lo de siempre. En Internet hay mucha gente, y algunos están muy desocupados. Por eso, hay gente para todo.

Otras Atalayas relevantes:

   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC