Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya:Contra la libertad de expresión



25 de septiembre de 2001

El que sea complicado limitar la libertad de expresión en internet no significa que algunos gobiernos no hagan todo lo posible por limitarla.

La mayoría de los estados más o menos dictatoriales tratan de usar medios técnicos para que la gente no diga lo que quiera, o, al menos, que si lo dice, sufra las consecuencias. Normalmente, eso significa que cualquier cosa que se envíe o reciba por Internet, tarde o temprano, pase por un ordenador perteneciente al gobierno. Y eso le permite al gobierno hacer diferentes cosas: filtrar sitios que no les conviene, como en China, que filtran todos los medios, principalmente estadounidenses, que pueden hablar en contra del gobierno chino (como la CNN, o simplemente mantener registros de todos los usuarios y lo que hacen, como se hace incluso en países democráticos como India. En Túnez, la mayoría de los ISPs pertenecen al gobierno o a familiares del presidente, y también se bloquean los sitios que ofendan a la moral predominante del país.

Lo que técnicamente se implanta, técnicamente se puede eliminar: se pueden usar navegadores anónimos, aunque estos también se pueden intentan bloquear; sin embargo, es facilísimo crear uno nuevo (cualquiera con un poco de conocimiento de programación y un sitio web a mano puede hacerlo), y es casi imposible bloquear todos. Se pueden usar también medios tales como FreeNet, que llevan diseñada la anonimidad desde el principio, y están hecho para ocultar el usuario, la máquina que hace la petición, y los ficheros que se solicitan. Por supuesto, esto también se puede prohibir, pero es mucho más difícil, porque puede usar muchos medios diferentes. Otra opción es usar encriptación, es decir, codificar un mensaje o fichero con una clave que nadie más que el receptor pueda usar para recuperar el mensaje original; aunque todo el mundo pensaba que las grandes agencias de inteligencia podían ser capaces de desencriptar los mensajes, usando "puertas traseras" o simplemente potencia de cálculo, hechos recientes han puesto de manifiesto que no es así: lo encriptado, encriptado está, y nadie más que el emisor y el receptor (Alice y Bob) pueden desencriptarlo. Por supuesto, esto también se puede prohibir.

En paises más democráticos, no llegan a esos extremos, pero tratan de "goler" todo lo que pueden lo que hacen los usuarios, con el objetivo de trincar a los malos. Para eso, espían a los buenos, y a todo el mundo en general. Estados Unidos, a través de Carnivore, o a través de su red Echelon, vigilan las comunicaciones internas (las que se dejan, que son muchas), o las externas. O simplemente, cuando sucede algo gordo, piden registros a sitios de correo electrónico gratuito, como HotMail, y gustosamente, para no meterse en problemas, se lo proporcionan. Pero, por mucha vigilancia que haya, no es nada que una buena encriptación no se pueda saltar.

El problema es que, puestos a prohibir, al final el único medio de impedir que se use la Internet para decir lo que a uno le dé la gana, aunque no le guste al gobierno de uno, es, directamente, prohibir la Internet; y ni así, porque todavía se pueden usar los teléfonos para acceder a Internet fuera del país, o conexiones vía satélite. Y eso sólo lo hacen gobiernos muy cerriles, como Corea del Norte, porque casi todos reconocen que la Internet, en general, es algo bueno: contribuye al desarrollo del país, o por lo menos, a que vengan turistas, que siempre se dejan unos dólares.

Otras Atalayas relevantes:
Cuál es el verdadero significado en Internet de ¿libertad de expresión?
   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC