Making of Atalaya

Finalmente, después de casi tres años, va a haber un sitio oficial, y comercial para esta Atalaya, y como no podía ser menos, ha sido un ejemplo de colaboración a través de la internet.Los dos protagonistas se han comunicado todo el rato a través del correo electrónico, porque además, uno vive en Sevilla y otro en Granada

Todo empezó cuando un escuchante del programa (y colaborador eventual), egoglobal, comenzó a recopilar las atalayas y a meterlas en su cuenta de Teleline. Yo, a pesar de tener un sitio antiguo, llevaba sin actualizarlo más de dos años, así que venía bien que se fueran recopilando todas.

Luego vinieron la serie de Atalayas sobre forrarse en Internet, estimuladas también en parte por el éxito que está teniendo egoglobal con su página de Silvia Abascal; así que se juntó todo y decidimos forrarnos montando la página de Atalaya. Al fin y al cabo, tiene potencialmente varios de los factores que hacen que un sitio tenga éxito: contenido, se actualiza todas las semanas, y habla de sexo.

Así que nos pusimos manos a la obra. Como tenemos una gran cantidad de atalayas (alrededor de 100), yo empecé a buscar por portátiles, directorios múltiples de ordenadores de la Facu, disquetes diversos, y conseguí recopilar bastantes Atalayas. egoglobal las fue poniendo en un formato común: separando título de contenido, fecha de emisión, atalayas relacionadas y gráficos. Con todo esto, cada uno en su directorio por separado, y un formato común para todas las atalayas, se hizo un script en PERL para juntarlo y generar páginas; así si se cambiaba de formato, era fácil cambiarlas todas. El que los dos tuviéramos Linux ayudó a que todo fuera como la seda: ningún problema con los nombres, ni con el script, ni con nada..

Aparte de las páginas, hacían falta un par de cosas más: que la gente pudiera suscribirse, y que pudiera buscar en las páginas. Así que, echando mano de los recursos de la internet, se eligió eGroups, más que nada por probar, para la lista de correo, y Atomz para la búsqueda; se incorporaron los formularios al diseño de la página y ya está

Así que después de esto, con todos ustedes: ¡ el sitio web oficial de Atalaya!