Unos meses con Linux

Ya llevo unos cuantos meses con Linux, y creo que puedo hablar de lo que todo esto ha supuesto. Todo esto es personal, y como dicen los americanos, your mileage may vary, o séase, que cada uno cuenta de la feria según le va en ella.

Los comienzos fueron un poco difíciles. Para qué os voy a engañar. Después de instalar el RedHat 6.0 tal cual salía del CD, vi que funcionaba casi todo, que podía usar los dos procesadores de la máquina (intenta esto con Win9x), pero tenía errores con la unidad Zip. Tampoco podía leer las particiones no-Linux, porque el soporte para leer esas particiones no se mete por defecto en la configuración. Pero bueno, la cosa más o menos funcionaba.

Así que me tuve que dedicar a esa afición compartida para tantos Linuxeros: compilar el kernel. Eso puede sonar a chino (o a finlandés) para los legos, pero se trata básicamente de lo siguiente: a diferencia de otros sistemas operativos, que vienen ya como un programa que no se puede modificar, en Linux tú puedes modificarlo. Si no te apetece meterte tú en el código, cambiarlo y recompilarlo (es decir, convertirlo en algo que entienda la propia máquina), puedes elegir entre una serie de configuraciones que ya vienen pre-hechas, o cambiar opciones hasta conseguir la que venga mejor a tu sistema. Los kernel se van renovando cada cierto tiempo, mejorando, eliminando errores, y añadiendo soporte para nuevos periféricos; cada dos meses o así suele salir una versión nueva.

Al final, conseguí un compilar una versión del kernel que va fenomenal para mi máquina: la 2.2.10 con algunas opciones. Y desde entonces, no he cambiado. Uso Linux para todo: para escribir, para acceder a internet, para programar, y para jugar si me apetece. Todavía se me sigue cayendo la baba con los salvapantallas. Y si necesito hacer algo con Word, no tengo más que usar el WordPerfect para Linux, que va con una licencia limitada, pero bueno, por lo pronto no ha caducado.

En fin, que os vuelvo a decir lo que os he dicho otras veces: animaros, que cualquiera puede usarlo. Ah, y se me olvida lo más importante: llevo contados tres cuelgues en todos estos meses. A ver si alguien puede hacer lo que yo estoy haciendo ahora mismo en Güindous con menos de tres cuelgues.

Predicando con el ejemplo