Suscríbete a Atalaya
archivo de Atalaya Alojada por
eGroups.com

Atalaya:Miedo y odio al ordenador



11 de septiembre de 2001

Ante algo que nos da miedo, tenemos dos opciones: huir o enfrentarnos a él. Con los ordenadores ocurren las dos cosas: hay quien no los quiere ver ni en pintura, y hay quien, ante algo que se percibe como un ataque, ataca a su vez, para no ser apabullado por el ordenador.

Sin embargo, el odio al ordenador procede muchas veces no del miedo, sino simplemente de lo, con perdón, joías que pueden ser las malditas máquinas. ¿A quién no le ha pasado que se ha tirado un par de horas escribiendo algo con el Word, se ha ido al servicio, y cuando ha vuelto se ha encontrado una maravillosa pantalla azul con las opciones aquellas de "puede usted rearrancar la máquina, o bien esperar, o bien rezarle a Santa Rita, pero total, le va a dar igual, porque el rato de trabajo ya lo ha perdido". O quien no se ha dado un paseo hasta la impresora al final del pasillo, para ver si ha salido lo que uno ha enviado, para encontrarse que no está allí. Y ha vuelto al ordenador a mandarlo, y ha vuelto a la impresora, y ha vuelto al ordenador, y así hasta que ha descubierto que en el pasillo hay un surco de todas las personas de la oficina que van a la impresora una y otra vez a buscar ese trabajito que nunca sale.

¿Cómo reacciona la gente normalmente? Si tienes un servicio técnico, o un servicio de informática, o un administrador del sistema, le llamas. "¡Que esto no va!" "La impresora" "Es porque le has cambiado la configuración". "Yo no he tocado la máquina". "Sí la has tocado". "No la he tocado". Y al final resulta que la culpa la tienes tú por llamarte Vicente. Claro, eso hace que se llegue a la siguiente fase: darle un buen meco al ordenador donde más le duela, que suele ser el teclado, que es, además, donde menos le duele a uno, mientras pones en el equipo de música a "Rage against the machine". Insultas a Windows. Insultas a Bill Gates. Si pudieras, harías como el general en la película de South Park.

Pero al final, te fastidias, porque no hay otro remedio que vivir con ellas, que vivir con Windows, que vivir con el Word, y con el Internet Explorer. ¿Es cierto? ¡No! Un grupo de idealistas te ha traido alternativas, existe la vida fuera de Windows: Linux no se cuelga. Pero en todo lo demás, habrá que soportar lo que nos echen.

Otras Atalayas relevantes:

   Principal    |    Archivo    |    Tutoriales   |    Temas   |    Escribir

© J. J. Merelo, 1997-2000
Webmaster: Manuel AC