Mitos y leyendas de la Internet

Como en aquel chiste en el que un niño le dice al padre "Pae, que voy a ver un eclipse", y el padre le contesta "Fale, pero no te acerques mucho", hoy en día, cuando uno habla de la internet, oye aquello de "Pero si eso está lleno de pornografía y drogas" (si es que uno se la va a comprar al niño), "Pero si eso hace que los empleados de la empresa pierdan tiempo" (si es que la va a conectar la empresa a la Internet, e incluso en algún que otro anuncio de la radio), "Pero si eso provoca adicción" (si el niño es adolescente), "Pero si eso no sirve nada más que para coger virus" (si el que escucha sabe un poco de Informática). Aunque ya sé que hablo para conversos, no está mal dar unos pocos argumentos en contra de lo anterior. Y vamos por partes.

En resumen, no es que la Internet sea la panacea, ni sea toda ventajas. Tiene, como cualquier otra cosa, sus buenos defectos y sus malos defectos, pero en este caso los detractores de la Internet tendrán que buscarse alguna otra excusa "No hace juego con mis muebles", por ejemplo.