se acabó el chollo

Desde que recibimos la noticia de que se iba a cobrar por usar Napster, parece que se haya acabado el chollo de Internet. Sobre todo, porque después han empezado a llegar noticias de que, al acabarse la época de vacas gordas, y tener muchas punto-com que obtener beneficios y pronto, han empezado a cobrar servicios que antes eran gratis. Yahoo va a cobrar por poner objetos para subastar; Amazon va a cobrar a las editoriales por recomendar sus artículos por correo electrónico (que vaya morro, por cierto), algunas empresas de comercio electrónico van a cobrar los gastos de envío; en fin, que parece que, dentro de poco, tendremos que pagar hasta por acceder a los canales de IRC (los que lo hagan, claro).

Pero yo creo que no es cierto que vayan a empezar a cobrar por todo a partir de ahora. Como tampoco es cierto que todo hasta ahora haya sido gratis en Internet. Por ejemplo, el sitio de subastas que tiene el 80% del mercado, eBay, siempre ha cobrado 50 centavos de dólar por cada chisme que se ofertaba, y lo seguirá haciendo; Yahoo es sólo el segundo sitio, y por eso va a empezar a cobrar también. La mayoría de los sitios "de adultos" (o séase, porno), siempre han cobrado, aunque, por supuesto, siempre ha habido sitios de lo mismo gratis, y hay muchas publicaciones a las que sólo se puede acceder previo pago, aunque suelen tener alguna parte gratuita. Todo esto, seguirá costando dinero.

Pero por cada servicio en Internet que cuesta dinero, hay otro servicio que es gratuito, aunque quizá de menor calidad (las tías güenas de los sitios porno gratuitos son más feas que las de los sitios de pago, supongo). Y yo creo que seguirá siendo así. El que haya habido servicios gratuitos en Internet se debe a que, para mucha gente, el acceso a Internet es gratuito (normalmente porque lo paga otra persona), y decide ofrecer algo, que hace en su tiempo libre. Así empezó Napster, y así empezarán cientos de otros Napster.

Es más, como se empiece a cobrar por ciertos servicios, lo único que lograrán es despoblar más todavía la población de usuarios de los mismos. Si, pongamos por caso, alguno de los 30 o 40 sitios que hay de discos duros virtuales empezara a cobrar, estaría apañao, porque habría otros sitios que seguirían sin cobrar. O si no, usaríamos el disco duro de un colega, directamente. La única situación en la que se podría cobrar por algo sería en el caso de un servicio necesario, con poca oferta (es decir, en el que se puedan poner de acuerdo los 3 o 4 proveedores), y que además fuera difícil de montar. Por esos servicios ya se cobra ahora, y se seguirá cobrando en el futuro.

Pero en el resto de los servicios, seguiremos disfrutando del chollo de Internet. Afortunadamente.