Enseñando al que no sabe

Si alguien se me acerca un día y me dice "Mi niña quiere estudiar eso de la intenné. ¿A donde tiene que apuntarse?", no voy a saber qué contestarle. Para empezar, porque ninguna universidad, al menos española, tiene una "Licenciatura en ciencias de la Internet" o "Ingeniero en Internet", pero, para seguir, porqué para qué quiere estar estudiando durante 5 años algo que, cuando acabe, puede que ni exista.

Ese problema se plantea en la enseñanza de la Informática en general. Es un campo que cambia tan rápido, que cuando se acaba la carrera, o incluso el curso, hay que comenzar a aprender de nuevo. Si uno hubiera dado una asignatura de periféricos hace 5 años, habría dado el ratón, el teclado, la pantalla, el disco duro. Hoy tendría que aprender de nuevo las tecnologías de grabación ópticas, los discos "blandos" de alta densidad, las tarjetas de sonido con procesamiento de señal, y los CD regrabables. Incluso lo que habría aprendido sobre tarjetas gráficas, por ejemplo, tendría que actualizarlo: no sabría nada de aceleración 3D, por ejemplo.

No hablemos de la Internet. Hace 5 años, apenas había algunos miles de páginas Web. Y así miles de cosas más.

Ante esto, hay dos posturas

Lo cual nos deja en un dilema. Y además, la situación en algunos casos es bastante grave, porque se enseñan contenidos antiguos y que además no extraen la esencia de los problemas en Informática. Con lo cual los alumnos conocen cosas muy concretas, y además no están preparados para el cambio.

Esa fue la situación que me encontré en Barcelona el miércoles, en un tribunal de oposición: me exponían un temario de sistemas digitales, en los cuales se tiraban horas hablando de resistencias y condensadores y transistores, cuando el diseño de sistemas hoy en día se hace a un nivel lógico muy superior. O me explicaban con pelos y señales los modos de video de la VGA, cuando hace 10 años que fue sustituida por la superVGA, que a su vez desapareció hace unos 5 o 6 años.

La solución a este problema, en alguna de las próximas atalayas.