Nuevos nombres

Desde hace tanto tiempo que ya casi ni me acuerdo, se viene hablando de crear nuevos dominios de alto nivel. Ya sabéis, los dominios de alto nivel o TLDs son esos que quedan a la derecha del último punto de una dirección, tales como .com, .gov, o .cx. Se propusieron hace mucho tiempo nuevos TLDs, tales como .web, .biz, o .xxx, e incluso algunos registradores de dominios, tal como Nominalia (http://www.nominalia.com), ya permiten reservar direcciones dentro de esos dominios.

Lo que se trataba de solucionar con esto es la saturación del espacio de nombres (un tema que hemos tratado bastante en esta Atalaya), sobre todo dentro del .com. Casi cualquier palabra, negocio, accidente geográfico, producto o eslógan que se le ocurra a uno ya tiene un .com, y si te descuidas, hasta un .org y un .net (que al fin y al cabo, son lo mismo). Hasta tal punto está saturado, que la gente se inventa nombres inauditos para sus empresas con tal de que no tengan el .com registrado; palabras del lenguaje navajo, o en vasco, o en serbocroata.

Pero lo que ocurrió con los nuevos dominios no fue que se solucionó el problema, si no que se trasladó un punto a la derecha. Por ejemplo, si se decide usar como dominio .biz, ¿quién tiene derecho a los primeros subdominios? ¿Quien tenga la marca .biz registrada? De hecho, algunos espabilados se apresuraron a registrar como marcas comerciales montones de punto-nombres. Y eso es exactamente lo que se está dirimiendo en las discusiones: las grandes corporaciones están tratando de imponer su derecho a ser las primeras en elegir subdominios para dominios de primer nivel determinados; y hasta que no se aclare eso, no se liberará la existencia de esos primeros dominios.

En todo caso, dudo que eso resuelva el problema. Cuando haya en vez de 3 dominios TLD, 7, las empresas, y los okupas de nombres de empresas, se lanzarán a registrar todo lo habido y por haber, hasta que quede una vez más saturado. Y entonces se pedirán otras decenas, o cientos, de dominios TLDs más, que también quedarán saturados. Y así sucesivamente. Todo esto es inevitable, y quizás el problema no esté en el sistema de los dominios de alto nivel, sino en las mentes de la gente que no es capaz de pensar en nombres imaginativos para sus empresas y sus productos, y en la de los usuarios que si están buscando flores, quieren simplemente teclear flores en el navegador y que aparezca flores.com para comprar flores.

Un sistema alternativo, como el que ya se ha propuesto, basado en nombres y palabras clave, como el que usa por ejemplo RealNames, tampoco es la solución, porque algunas empresas lucharán por el derecho a registrar ciertos nombres. Con lo cual volvemos al problema tratado en una Atalaya anterior: el verdadero problema es cómo encontrar cosas en Internet, y la verdadera solución serían los tan traídos y llevados agentes inteligentes, que, a partir de una petición, tuvieran en cuenta las preferencias personales de uno (por ejemplo, si uno quiere buscar algo sobre flores, ¿es que quiere comprar flores o irse a una guía de flores silvestres?) e información de contexto (qué suele haber en las páginas que también hablan de flores) para que, haciéndote una serie de preguntas, te den al final el recurso que quieres encontrar en Internet.

Tema: Nombres en Internet
Agentes inteligentes, programas que vagan por la red averiguando lo que nos gusta y presentándonoslo.