Números y nombres

En el principio, eran los números; 4 números (cada uno de ellos entre 0 y 255) que servían para localizar cualquier ordenador en Internet. Pero cuando fueron más de seis esos ordenadores, llegaron los nombres. Y claro, alguien tenía que decidir qué nombres poner, y tener una base de datos para hacer corresponder los nombres a los números. Ese alguien fue NSI, Network Solutions Inc. que se encargó de administrar los TLD (top-level domains, dominios de alto nivel) .com, .net y .org . Es decir, que cada vez que uno pide una dirección web que acabe en .com, esa petición tiene que ir a un ordenador de NSI para que haga corresponder ese nombre de máquina a un número, que es lo que verdaderamente entienden los ordenadores. O bien, a alguno de los otros NIC (network information center, centros de información de la red) locales, tales como nic.tv, nic.fr, o nic.es .

Pero claro, había dos problemas. Primero, a quién darle cada nombre. NSI lo resolvió fácilmente: el primero que llegue, se lleva el nombre (o first come, first server, al más puro estilo MacDonalds). Y así, resultó que empresas tales como la MacDonalds, El Corte Inglés, o la misma Casa Blanca, se encontraron con sus dominios .com rgistrados. Todo eso se resolvió a base de pleitos unas veces, de talonario otras, y de previsión en otras muchas: Yahoo, por ejemplo, tiene registrado su nombre en casi todos los dominios del mundo, incluso el de Afghanistán (http://www.yahoo.af). También se resuelve registrando dominios alternativos: Penthousemag.com en vez de penthouse.com, altavista.digital.com en vez de altavista.com (hasta que por último logró comprar este por bastante millones de dólares); pero claro, no es lo mismo; lo que la gente quiere es escribir un nombre (sin www ni .com) y que automáticamente, el navegador salte a la empresa que uno quiere (en general se trata de empresas).

El siguiente problema es qué nombres se podían dar: en EE UU hay siete palabras famosas, relacionadas mayormente con los usos reproductivos y excretores de la especie humana, que no se pueden usar. Y así dos empresas (una de ellas llamada precisamente Seven Words, inc), denunció a NSI por inclumplimiento de la primera enmienda de la Constitución americana, la de la libertad de expresión, que permite a los americanitos quemar banderas y otras cosas. Y es que claro, todo americanito (o al menos, esas empresas) quiere tener derecho a registrar motherfucker.com, caray. Aunque no está muy claro para qué lo querrán estas empresas, aunque probablemente para registrar dominios tales como fuckclinton.com, monicasucks.com, y cosas así. No tengo muy claro cuáles son esas 7 palabras, aunque finalmente se redujeron a 6 eliminando "shit", porque los americanos se dieron cuenta de que algunos nombres japoneses, tales como Yamashita y Matsushita, lo incluyen, y claro, con los japoneses no se juega. Y no tengo claro cuales son esas 6, aparte de "fuck", porque o me salen más, o menos, depende de lo que incluya o no.

Lo que no está claro es si los de NSI consultarán la página de los insultos en muchos idiomas (cuya dirección no tengo a mano) para no registrar los insultos y palabras malsonantes en todos los idiomas; igual se puede encontrar uno cazzo.com, mierda.com , y cagontotuputamadre.com.

El nombre de la máquina