el tiempo Internet

Con esto no me voy a referir a la parida esa de los beat de Swatch, sino al hecho conocido, o al menos generalmente admitido, de que en Internet va todo dos, o tres veces más rápido.

De dónde viene eso? Quizás de que, desde que salió el Netscape, el tiempo que se tardaba en sacar una versión de una aplicación se multiplicó por dos. Antiguamente, o séase, antes de 1995 o así, se sacaban versiones nuevas de las aplicaciones y sistemas operativos, cada dos o tres años. De Windows 3.11 a Windows 95 van 3 o cuatro años, y los mismos hasta Windows 98; el kernel de Linux, de hecho, va todavía por la versión 2, y se sacó por primera vez, en su versión 0, en 1991. Sin embargo, del Netscape 1.0 al 2.0 pasó muy poco tiempo, y de ahí al 3.0 casi menos; en el 4.0 se atrancaron, y de hecho, la versión siguiente va a ser la 6.0, pero eso ya es otra historia.

Aparte de eso, lo que está claro es que aquí, el que no corre, vuela (una frase que probablemente no hayáis oido nunca en esta Atalaya); no bien ha sucedido algo, y antes de que salga en las noticias ya hay 20 dominios diferentes registrados relacionados con lo mismo; sale cualquier protocolo, como el WAP, y meses antes de que se puedan usar en España los terminales WAP ya hay decenas de portales que lo usan; alguien saca un sitio de subastas en Internet en los USA, y al rato hay cuarenta sitios en el resto del mundo.

Por eso los tiempos de desarrollo de cualquier producto nuevo en Internet se tienen que comprimir al máximo: si no lo sacas en 2 meses, en 3 habrá alguien que lo haya hecho; y de hecho, si no espabilas y miras alrededor, puede que alguien haya ya hecho lo que tú querías hacer. ¿Por qué sucede esto? Simplemente, somos muchos. Decenas de miles, si no cientos de miles, de personas, están dedicando su tiempo y su energía a internet, y más en concreto, a la noble tarea de forrarse. Por eso, cuando hay una masa crítica suficiente como para que una idea surja, surge. Eso no es nuevo: el cálculo diferencial lo descubrieron en el siglo 18 Newton y Leibniz simultáneamente; la bombilla tienes 3 o 4 descubridores diferentes de Alva Edison, y las ideas de Darwin las compartía Wallace, que investigó otras islas diferentes. Sólo que ahora, sucede más a menudo, simplemente porque hay más gente dedicado a ello.

Por eso, en vez de hablar de tiempo internet, habría que hablar de gente internet: cada día somos más, y cuantos más seamos, más habrá que espabilar. Hasta que uno se harte, y tenga que dedicarse a la cría de árboles para madera, una actividad en la que es poco probable que se críe nada antes de 4 o 5 años.