And the winner is...

Ahora que es época de Oscars, Eurovisiones y demás, y también en otras épocas que no lo son, a veces uno se ve sorprendido al recibir un mensaje de correo electrónico que indica que alguna de las páginas que uno ha elaborado ha sido nombrada favorita del mes, destacada de la semana, o acojopágina de la quincena. !Alegría y alboroto¡, piensa uno al principio. Los dos primeros premios, al menos. Incluso el tercero.

Pero al cuarto, empieza uno a mosquearse. Muchos de esos sitios exigen que uno ponga un puntero (lo que le llaman los sudamericanos una liga) y que si no, ya te puedes ir olvidando del premio. Ligas: la moneda de cambio de la internet. Para muchos sitios cuyos ingresos se basan en la publicidad, ligar, atraer visitantes a su página es esencial. Por ello, buscan sitios que tengan cierto nivel de visitas, y les ofrecen el premio, con la esperanza de obtener un puntero en la página principal, y atraer parte de esos visitantes a la suya propia. Y muchas veces lo consiguen, y así generan ingresos por publicidad, y todos felices y contentos: unos con el premio, y otras con las visitas.

Algunos incluso, como ciertos buscadores en Venezuela, directamente ofrecen que si se les pone un puntero en la página principal te ponen de los favoritos. Lo que ocurre con estos ligues es, que si uno ha mantenido su página principal limpia de ligues o ligas o punteros, cuando la desvirgas, ya se queda desvirgada, es decir, te volverán y te volverán a pedir punteros, y tú no te podrás negar.
En resumen, que si decidís desvirgar vuestra página que con tanto trabajo habéis elaborado, que sea con alguien que merezca la pena, Yahoo por lo menos!