Géneros en el relato

Qué es el género

Un género literario es una especie de compartimento donde se agrupan los escritos. Se caracteriza por una serie de convenciones, que pueden corresponder tanto a su estructura, como a su desarrollo, a los temas o a los personajes; generalmente los temas y su tratamiento es lo que hace que un relato caiga en un género u otro.

Un género es, por tanto, un corsé, una combinación de unos pocos elementos que ata al creador, pero por otro lado lo libera para concentrarse en lo que le interesa: los personajes, la trama, o el desarrollo de una serie de ideas.

A pesar de ese corsé, los géneros están abiertos, y precisamente en la intersección entre varios géneros está la innovación; también evolucionan con el tiempo, y temas que se consideraban dentro de uno salen, y se desarrollan por sí mismos. En muchos casos también los géneros dan lugar a ghettos infraliterarios, donde se valora una obra no por su calidad literaria, sino por sus valores dentro de la etiqueta que le hayan colocado; sin embargo, muchos autores y lectores se sienten cómodos así, y nunca hay que despreciar los géneros de segunda fila como escalón de entrada a la Literatura con mayúsculas. En muchos casos, sin embargo, los géneros se cierran sobre sí mismos, se autorreferencian, y dan lugar a generaciones de lectores que no han leido absolutamente nada fuera de él. Comercialmente, por supuesto, esto tiene bastante sentido.

Los géneros están continuamente en renovación, y aunque un relato que respete las convenciones de un género puede ser aceptado fácilmente por los lectores, los que realmente concitan admiración y llevan los géneros hacia delante son los que retuercen esas mismas convenciones, o le dan un nuevo giro para sorprender al lector. Las convenciones no deben convertirse en estereotipos, sino servir de guía, guía que se puede saltar uno en cualquier momento.

En este pequeño tutorial trataremos de abordar algunos de los géneros de relato más populares o más extendidos en la actualidad, tratando de dar las claves que los definen, y algunas reglas para encorsetarte (o liberarte) según se mire dentro de él.

Ciencia Ficción

La ciencia ficción es un género que se basa en la anticipación (aunque en este artículo se considera un mito. Se trata de jugar con alguna ciencia o tecnología, proyectarla hacia el futuro, y ver sus posibles consecuencias. En todo caso, hoy en día la ciencia ficción es un género tan extenso que casi cualquier definición encontraría excepciones.

Esa definición es bastante amplia, y, en realidad, la ciencia ficción se divide en bastantes subgéneros, cada uno de los cuales tiene su personalidad y autores propios. En algunos casos, hay autores (los mejores, generalmente) que tocan un poco cada uno. Veamos algunos de esos subgéneros.

Un artículo bastante extenso en tres partes sobre estos subgéneros se ha publicado en Cyberdark: primera, segunda y tercera parte.

Más temas que forman parte de la ciencia ficción: los robots, los temas relacionados con la inteligencia artificial, los superhéroes (que aparecen sobre todo en cómics, pero no solo), la política ficción (aunque tampoco se suele considerar dentro de este género habitualmente)... general, la ci-fi, dentro de ser un corsé, es lo suficientemente amplio como para no ahogar a nadie.

Ejercicio:Escribir un microrrelato de ciencia ficción, tratando que abarque al menos dos temas o subgéneros de los mencionados anteriormente.

Fantasía

La fantasía es otro de esos géneros menores que alguna vez incluyen perlas, pero que, en general, están bastante aparte de lo que se suele considerar literatura.

En general, un relato fantástico es aquél que contiene elementos irreales. En realidad, son tan irreales como los de la ciencia ficción, pero en la fantasía no se hace ningún intento por explicar lo que ocurre. Lo que ocurre, ocurre, y tiene una cierta lógica interna; aunque en algunos casos ni eso. No cabe duda de que este tipo de género se presta a ciertos abusos narrativos, que conviene evitar.

A su vez, el relato fantástico tiene unos subgéneros lo suficientement rico como para merecer diferntes apartados.

La literatura fantástica, en general, usa como mecanismos alguno de los siguientes: