Comenzando una nueva carrera

Primer programa en Perl: el clásico Hola Mundo

Si has llegado hasta aquí, supongo que se te llevarán todos los diablos, porque con la hora que es, las camas están sin hacer y lo que se dice picar código, todavía no has picado nada. Y eso está bien: hay que convertir esa rabia en energía creativa, y aprovechando que uno de los diablos que se te llevan es cojuelo, escribir el siguiente fragmento de literatura:

Nota

Los programas ejemplo de este tutorial deberían estar en el fichero perl-apresurados-ejemplos.tgz

#!/usr/bin/perl                                                           (1)
print "Daban en Madrid, por los fines de julio, las once de la noche en punto..."; (2)
print "\n";                                                     (3)
(1)
Tratándose de diablos, lo mejor es usar los conjuros lo antes posible. En esta línea, clásica de los lenguajes interpretados y denominada shebang se escribe el camino completo donde se halla el intérprete del lenguaje en cuestión. Si está en otro sitio, pues habrá que poner otro camino. Por ejemplo, podría ser #!/usr/local/bin/perl o bien #!/usr/bin/perl6.0.por.fin. O #!perl y que se busque la vida. Si se trabaja (es un decir) en Windows, esa línea no es necesaria, pero es conveniente para que el programa sea compatible con otros sistemas operativos. Cuando un Unix/GNU/Linux decente y trabajador encuentra esa línea, carga ese programa y le pasa el resto del fichero para que lo interprete.

Si piensas ejecutar el programa en diferentes entornos, también puedes usar #!/usr/bin/env perl, que ejecutará el primer intérprete de Perl que encuentre en el camino. También puedes usarlo si sabes que Perl está por ahí, el pillín, pero no quieres preocuparte de dónde.

(2)
Aquí se imprime, con el nihil obstat obtenido previamente. Obsérvense las comillas y el punto y coma. Las órdenes en Perl se separan con un punto y coma, para que quede bien claro dónde acaban y se puedan meter varias sentencias en una sola línea, con el objetivo de crear programas innecesariamente ofuscados. Lo que no se puede hacer en esos otros lenguajes. El print es herencia de aquellos primeros tiempos de los ordenadores, cuando el único periférico de salida era un convento de monjes trapenses dedicados a la sana tarea de copiar textos (y que se quedaron sin trabajo cuando el señor Hewlett se unió al señor Packard y crearon la impresora). En aquella época, la salida de un programa venía encuadernada en piel de cabrito y con todas las primeras letras de párrafo bellamente miniadas. Ah, tiempos aquellos, de los que sólo nos queda el nombre de una orden. Y no me refiero a la trapense.

Obsérvese también que el argumento se le pasa a print directamente, sin paréntesis. Los paréntesis son opcionales. Convencionalmente no se usan cuando se trata de funciones nativas, como esta, aunque se suelen usar para subrutinas y métodos definidos en módulo o por el usuario.

(3)
Y aquí pasamos a la línea siguiente. Borrón y cuenta nueva. Se acabó lo que se daba. Si ya conoces algún lenguaje de programación, que se supone que lo conoces, pillín, porque te lo he preguntado en la primera sección, no hace falta que te explique que \n es un retorno de carro, ¿verdad?[1]

Desde un editor que cambie el color (y los tipos de letra) de acuerdo con la sintaxis del programa que se está editando tal como el emacs, el programa sería algo similar al que aparece en la captura siguiente

Figura 4. Editando hola.pl en emacs

Aviso

El usar este tipo de texto, que incluye caracteres con acento, es bastante intencionado. En algunos editores puede que aparezcan caracteres extraños; habrá que cambiar la codificación para que entienda el conjunto de caracteres iso-8858-1 o latin1.

Importante

Ejercicios. Elegir un editor no es un tema baladí, porque te acompañará en tu vida como desarrollador. Prueba diferentes editores disponibles en tu sistema mirando sobre todo a las posibilidades que tienen de adaptación a diferentes cometidos (comprobar la sintaxis y depurar, por ejemplo). Nadie te ata a un editor de por vida, pero cuanto antes lo elijas, antes empezarás a ser productivo. Así que ya estás empezando a usar el (x)emacs.

Notas

[1]

Lo que es recuerdo también de aquellos mismos tiempos en que STDOUT era una abadía, en la que para seguir en la página siguiente tenían que esperar que retornara el carro que les traía las pieles de becerro curtidas en las que escribían lo que el programador les ordenaba.