In Association with Amazon.com

Publicando en Internet

Contenidos

Dónde poner la página: opciones gratuitas

Comienzo rápido

Una forma fácil de comenzar a poner cosas en Internet, incluso sin tener mucha idea de cómo se crea una página en HTML, es iniciar un diario en Internet, bitácora o weblog; puedes echarle un vistazo a esta pequeña guía de las bitácoras o blogs, o a un artículo que analiza y trata de explicar el fenómeno. Sobre la marcha, puedes ir a Blogger (el servicio de blogs de Google), a Wordpress y crearte un espacio donde incluir fácilmente anotaciones periódicas.

Si ya se conocen las técnicas básicas para hacer una página web, o no, pero da igual, porque se hace de todas formas, llega el momento de colgarla de algún clavo virtual, para que la vea todo el universo mundo. Y veremos que hay muchas opciones para hacerlo.

Alojamiento gratuito de Internet

En su mayoría, este apartado ha sido cubierto en la introducción al HTML, aparte de los cuales sólo cabe mencionar nuevas ofertas como Wix que también te permiten crear una nueva página web, estructurada, en pocos minutos, con Flash, HTML5 y toda la parafernalia necesaria. La Wikipedia ofrece una comparación de otros sitios con diferentes características.

Así que supongamos que ya tenemos esa parte cubierta y pasemos a otros temas. En cualquiera de ellos conviene también leerse la letra pequeña de las licencias, ese montón de palabras a la que uno siempre dice "acepto" sin mirar siquiera. En algún caso, la licencia puede implicar que las páginas puestas pasan a ser propiedad del sitio. Y, aunque no lo digan, lo que está muy claro es que si casca, te quedas sin las páginas, así que mejor tener siempre copia (tenerlas en dos o tres sitios, por ejemplo). Y os puedo asegurar de que tarde o temprano cascan; este tutorial, que lleva ya unos años funcionando, ha visto el auge y caída de grandes clásicos del alojamiento gratuito (incluso el mismo GeoCities). En el caso de la universidad, centro de estudios o de trabajo, normalmente se pierde el alojamiento cuando acaba la vinculación con el mismo. Así que hay que tener en cuenta todos estos factores antes de crear algo con cierta intención de permanencia; en resumen, son la mejor opción si uno solo tiene acceso a Internet a través de medios ajenos (bibliotecas, universidades, el curre) o bien sólo acceso ocasional.

Junto a estos sitios gratuitos y aparte de los alojamientos de bitácoras mencionados anteriormente, hay otros sitios de alojamiento especializado para formatos de fichero específicos. Por ejemplo, Flickr, Picasa y ImageShack alojan fotografías (con algún valor añadido como el poder organizarlas de varias formas diferentes), YouTube o Vimeo alojan videos digitales, Slideshare e Issuu alojan presentaciones y todo tipo de documentos, Scribd sirve principalmente para textos y PodBean aloja podcasts, archivos de sonido en formato RSS, que permiten tener una especie de programa de radio o simplemente una serie de archivos sonoros organizados de forma temporal. Estos sitios se pueden usar en combinación unos con otros, de forma que las páginas HTML, por ejemplo, estén en un sitio, y las fotos o los videos o los archivos de sonido estén en otro diferente.

En ese grupo también cabría meter aquellos sitios que se especializan en alojar proyectos de un tema determinado, por ejemplo proyectos de software libre como Sourceforge, GitHub o Rubyforge, también para proyectos de software libre, pero específicamente escritos en el lenguage Ruby.

CGIs

Para saber más sobre los CGIs (Common Gateway Interface, un método para ejecutar programas desde el servidor), visitad los cursos de GeNeura o apúntate a alguno de los cursos virtuales que también damos nosotros.

En muy pocos casos te permiten estos sitios generación de páginas dinámicas usando programas que se ejecutan desde el servidor web, es decir, programas que permiten generar páginas dinámicamente (una de las muchas formas posibles y últimamente sólo una posibilidad). Muchos ofrecen algunos CGIs específicos, tales como contadores o libros de visita, pero algunos sitios ofrecen alojamiento de CGIs (en lenguajes tales como Perl o Python, algunos de ellos con acceso a bases de datos); a cambio, tienen la exclusiva de la publicidad del sitio. Otros servicios más exóticos, tales como uso de JSPs o ASPs, son más difíciles de encontrar. En esta página de la wikipedia hay una lista de sitios gratuitos en la que figuran una serie de criterios, inclusive qué tipo de programas se pueden ejecutar. En todo caso, uno de los sitios más populares es el AppEngine de Google, que te permite sólo tres lenguajes (Java, Python y Go), pero que permite crear aplicaciones en la nube fácilmente y con un modelo freemium (es decir, se paga a partir de una determinada cantidad).

Ejercicio: Darse de alta en algún alojamiento de imágenes o videos y usarlo para alojar material que luego se enlazará desde las páginas web creadas en el curso.

Proveedores de servicios de Internet: ISPs

La mayoría de los proveedores de servicios de Internet ofrecen, como servicios adicionales, el alojamiento de páginas web, con mayor o menor valor añadido. Por eso conviene también conocerlos.

Banda ancha

En realidad, banda ancha significa transmisión en diferentes canales en un medio de transmisión, y no tiene nada que ver con la velocidad. Se contrapone a banda base, no a banda estrecha. Sin embargo, popularmente se ha venido asociando a la velocidad de envío de información; hoy en día todos los proveedores de Internet lo son de banda ancha, así que prácticamente ha caído en desuso.

Es importante tener en cuenta también que no se considera otro aspecto importante de la transmisión de información, la latencia, lo que puede hacer que, en realidad, en ciertas circunstancias, un módem y un teléfono sean más rápidos que el ADSL (y más rápidos que el acceso a Internet con el móvil).

Banda ancha se refiere al grosor de la tubería con el que se accede a Internet. La banda sería la cantidad de información que se puede transmitir en la unidad de tiempo, y ancha, pues eso, que es mucha. La capacidad de transmisión de información se mide en KBits por segundo; 1 KBit equivale tradicionalmente a una página de texto. Los operadores de banda ancha, habitualmente, tienen más de 2 MBits/s de ancho de banda.

Hay tres tipos principales de proveedores: los proveedores de ADSL, los de cable y los de banda ancha móvil.

La ventaja de estos proveedores de banda ancha es que el ordenador puede estar conectado todo el tiempo que sea necesario, y por ello se puede plantear el dar servicio desde ellos. Evidentemente, no es aconsejable dar un servicio profesional, pero sí puede servir para una comunidad pequeña o para un grupo de amigos. El principal problema en estos casos es el filtro de servicios que tienen algunos operadores; pero se puede saltar usando puertos alternativos (cada servicio en un ordenador tiene un puerto de acceso que lo identifica; por ejemplo, la web usa el puerto 80). Otro problema adicional es conseguir un nombre fijo para el ordenador ya que habitualmente la dirección (dirección IP) que se asigna al mismo desde el operador puede variar dinámicamente. Esto se puede resolver como veremos a continuación.

En el portal ADSLAyuda tienes una comparativa entre los diferentes proveedores de ADSL en España. En algunos casos hay opciones diferentes, incluso servicio por WiFi, así que es mejor que consultes sitios genéricos tales como Banda Ancha para enterarte qué tal es el servicio que da tu proveedor local. Una lista bastante completa, con explicaciones, en la web del MEC; por otro lado, BandaAncha nos ofrece una lista de todos los operadores de ídem.

Otras opciones son las siguientes:

No es tan normal que estos servicios te ofrezcan alojamiento de páginas y los que lo ofrecían han ido desapareciendo. Movistar, por ejemplo, ofrece ahora Terabox y también Páginas personales hasta 25 MBs. Es posible que otros operadores tengan servicios similares, con o sin coste adicional, pero lo cierto es que tampoco lo ponen demasiado fácil, aunque pude encontrar un manual con cierta dificultad en la página de Movistar (que ahora ha desaparecido) hasta que finalmente consigues publicar algo en http://www.mipaginapersonal.movistar.es/web3/publicando/ al año te lo quitan sin mucha alharaca. Puedes probar llamando al 1004, a ver qué te dicen. Orange tenía también sus sus páginas personales que ahora parecen también haber desaparecido.

Uno puede usar también su propio ordenadores conectado a Internet para dar servicio una vez instalado un servidor web (como el Apache). Los operadores de banda ancha tienen la ventaja de que, al tener el ordenador uno, el espacio y los servicios son los que uno quiera/pueda; aunque tiene el inconveniente de que la velocidad de subida (bajada para quien se conecte con nuestro ordenador) está bastante limitada, y que, por supuesto, todo el mantenimiento tiene que hacerlo uno.

Aparte de usar nuestro ordenador como servidor, la cuestión que nos interesa es que todos los ISP suelen proveer de espacio a los que les dan servicio. El problema es que sólo lo hacen mientras se paga el servicio y al irnos a otra compañía de telecomunicaciones nos lo borrarán sin pensárselo dos veces.

Quizás por la misma razón no es un servicio que se publicite ni se cuide demasiado, pero la mayoría ofrecen una cantidad aceptable de alojamiento accesible, habitualmente, por FTP usando un cliente como alguno de los vistos anteriormente.

Alojamientos estructurados: blogs y otros

Un blog es una página que tiene detrás un sistema de gestión de contenidos para poder presentar el texto que se introduce ordenado por orden cronológico inverso, en varios formatos (web y RSS, principalmente) y añadiendo otras posibilidades, como la búsqueda de contenidos o la posibilidad de comentar en las historias que se introduzcan

Se trata de un alojamiento estructurado porque no se pueden subir en ellos todo tipo de contenido, ni siquiera páginas web completas: el texto que se introduce aparecerá estructurado en una plantilla (que habitualmente se puede elegir, pero una vez elegida no se puede modificar salvo añadir o quitar algún elemento), y sólo se permite el alojamiento de cierto tipo de ficheros (se suelen permitir imágenes o incluso videos, pero no ejecutables o ficheros descargables como los PDF). Ya hemos visto una justificación y vista general de los servicios, pero ahora nos meteremos un poco más en faena.

Lo cierto es que, por su facilidad de uso y sobre todo por su difusión, últimamente son mucho más populares que los alojamientos puros. La mayoría de los blogs están en Blogspot, una compañía que fue adquirida por Google, o en Wordpress, que es (por lo pronto) independiente y que ofrece bastantes más posibilidades que Blogspot.

Ejercicio Si no tienes una página en ninguno de estos sitios, ábrela e introduce una historia que incluya diferentes elementos HTML como los vistos en el resto del curso.

Lo cierto es que si se trata exclusivamente de crear contenido y de limitarlo a un sólo sitio, un blog cubre la mayoría de las posibilidades. Dado que son gratuitos, no hace falta ningún tipo de inversión inicial.

Aparte de los blogs de texto, también están los podcasts (de audio) y los vodcasts (de video). Los fotologs también fueron, durante un tiempo, tremendamente populares, pero su popularidad se ha ido desvaneciendo en favor de las redes sociales; en realidad se trata simplemente de una sustitución de un servicio o interfaz por otro, porque hoy en día ejerce su misma labor servicios como Instagram. Y quizás también habría que nombrar entre los blogs a servicios de microblogging como Twitter: es el mismo concepto, pequeños textos de hasta 140 caracteres con agregación de los usuarios a los que uno sigue en una línea temporal. Twitter tiene la ventaja de que es más accesible y ubicua. No es fácil componer una entrada al blog desde el móvil (ni falta que hace, de hecho).

El nombre de las cosas: dominios

Previamente a colgar contenido en Internet hay que saber qué dirección tendrá ese contenido, y qué estructura tiene. Cada página en Internet tiene una dirección, pero es importante llamar a las cosas por su nombre y que el sitio que creemos tenga un nombre que esté bajo nuestro control. Porque en Internet, todas las cosas tienen un nombre, tal como www.michiringuito.com. Y esos nombres no crecen en los árboles, ni salen haciendo encantamientos: valen un dinero. Pero no todos valen igual, y, además, puede uno librarse de pagar a veces.

El nombre ese dichoso está dividido en más de dos partes, separadas por puntos. Empecemos a mirarlo por la derecha:

Encontrar un nombre no siempre es fácil, aunque nada más fácil que coger la palabra que se te ocurra y añádele "alia" al final, y ya lo tienes. En realidad se trata de un verdadero arte, sobre todo si quieres que el nombre sea parte de la imagen del sitio. Pero tratar de eso es demasiado extenso para hacerlo aquí.

Alojamiento de páginas profesional y otros modos de servir páginas en Internet

En muchos casos, sobre todo si uno quiere hacer negocio en Internet, hace falta algo más que simplemente tener unas páginas: hace falta tener un dominio propio en Internet (http://www.mi-direccion.com), con direcciones propias de correo electrónico y demás servicios. En el apartado anterior se ha visto cómo conseguir ese nombre. A partir de entonces hace falta, en la mayor parte de los casos, buscar una empresa proveedora de ese servicio (aunque eso no es estrictamente necesario: se puede comprar simplemente la dirección, y alquilar una "redirección" a un sitio gratuito donde ya estén alojados). Este servicio tiene muchas modalidades: se denomina hosting o alojamiento si el proveedor se limita a alojar las páginas y el sitio en un ordenador, compartido con otros muchos usuarios y sitios, servidores dedicados, si uno quiere el ordenador para uno solo, servidores virtuales privados si en realidad es una máquina simulada dentro de un ordenador que puede alojar varias de estas máquinas, y housing/hoteling si el proveedor permite al usuario montar su propio ordenador dentro del servicio; en este caso el proveedor básicamente lo que vende es ancho de banda al usuario; en algunos casos permite configurar a medida el ordenador que se va a usar como servidor, con precios que varían dependiendo de la configuración.

Finalmente, la opción más popular últimamente esl el alojamiento nube que lleva un paso más allá el alojamiento virtual: no sólo se usa una máquina virtual con una característica determinada, sino que se hace cuando uno quiere, con lo que se paga sólo por uso. Los servicios cloud cobran por uso de los diferentes servicios: CPU, memoria, disco, servidores y son una buena opción para evitar crear una infraestructura inicial pesada; se contrata una nube que se va pagando según se usa y se estira todo lo necesario añadiendo instancias que se adquieren sobre la marcha (y se dejan cuando ya no son necesarias).

Habrá que tener en cuenta otras muchas cosas a la hora de elegir un proveedor; habitualmente para una empresa o chiringuito vario, aunque últimamente es normal tener alojamientos "personales", desde que los precios han descendido tanto:

En todo esto habrá que ir de compras, y ver qué conviene más en cada caso. Algunos proveedores son: 1and1, Hostalia, Arsys, o, totalmente en otra liga, Aemilius, 3T-Network y cientos de empresas más, tales como BlueHost, SmallBusiness hosting de Yahoo! o RackSpace, que regalaba unas camisetas mu chulas en la LinuxExpo. Lo bueno es que puedes contratar el servicio donde te dé la gana; aunque en algunos casos es mejor tener soporte técnico en el propio idioma de uno.

Es preciso tener en cuenta que estos costes no incluyen el mantenimiento del sitio, el añadir páginas nuevas, modificar las existentes, actualizar los programas de vez en cuando. No es conveniente confiar en un cuñado o un primo hábil, sino que es mejor contratar a alguien que lo haga, aunque sea a tiempo parcial o por horas. Un sitio descuidado es un sitio muerto, al que no acudirá nadie, y que, evidentemente, no mejora la imagen de la empresa a la que sirve de escaparate. Y hay que tener en cuenta que un proveedor puede desaparecer sin avisar, así que es conveniente tener copias recientes de todo el sitio completo, incluyendo dumps de la base de datos, para restaurarlo en un nuevo servidor en caso necesario.

Ejercicio: Hacer una tabla comparativa de diferentes ISPs, tanto españoles como internacionales: precios, servicios que ofrecen por cada precio. Asignarle una puntuación a cada uno, en función de lo anterior.

En todo caso, el alojamiento web tiene muchos más factores que se examinan en este curso de la empresa Digital Learning. El curso se volverá a abrir en 2014 para matrícula como enseñanza virtual en el CEVUG.

Dando servicio

Si uno quiere dar un salto más allá y decide poner el charnaque en Internet, montarse un portal con su mula, su buey y su comercio electrónico y toda la pesca, tendrá que montarse uno como proveedor de internet. Los costes para hacer todo ello aumentan con respecto al uso de un alojamiento y sólo merece la pena si realmente va a ofrecer uno un servicio y necesitar un ancho de banda grande.

Todo esto es hablar palabras mayores, y lo mejor es ponerse en contacto con una compañía de telecomunicaciones, tal como Telefónica, BT, Ono o JazzTel, que le informen de las opciones de conectividad disponibles: frame relay, acceso por fibra óptica. Los costes de convertirse en proveedores de servicio internet son proporcionales al consumo, pero en todo caso sólo necesarios para empresas que necesitan alojar sus propios servidores por razones de seguridad o de operatividad.

Soluciones integrales y ayudas

Hay también formas de montar una empresa completa en Internet sin necesidad de escribir mucho HTML. Tanto entidades privadas como públicas promueven iniciativas de acceso de autónomos, pequeñas y medianas empresas al comercio electrónico, y sólo es cuestión de estar atento para acceder a ellas.

Como manual básico para iniciar algún tipo de negocio en Internet, aunque sea un negociete, se puede consultar Starting an Online Business For Dummies® by Greg Holden . También se puede comprar en Amazon UK. [Cubierta del libro Internet Business for Dummies] Lo que vale para un negocio, vale también para la presencia de un investigador o grupo de investigación en Internet: te sirve para seleccionar un proveedor de presencia, e indica todos los pasos necesarios para dar el salto.

En España, iniciativas como Las páginas de negocio de 1and1 (que anuncian en la tele), o EKMTienda, en el que montar una nueva tienda es relativamente fácil, por un precio, claro. Otras empresas, como ComercioPlus, ofrecen soluciones integrales. Conviene estar al tanto de las noticias de la Asociación Española de la Economía Digital, evolución de la Asociación Española de Comercio Electrónico; también hay asociaciones locales como la asociación de webmasters de Granada proporciona diferentes tipos de servicios para quien se dedique profesionalmente a la web, pero para acceder a ellos hay que asociarse.

Por otro lado, casi todas las administraciones ofrecen ayudas para montar negocios en Internet. Una página en WebTaller ofrece una serie de consejos para montar este tipo de negocios. También conviene darse de alta en algún sitio que proporcione alertas sobre ayudas de este tipo y subvenciones al emprendimiento o a la creación de empresas.

Conviene tener en cuenta que montar una tienda online, por sí solo, nunca es suficiente; usar el resto de los medios anteriores, principalmente un blog, ayuda a las ventas, como dicen en este artículo. De hecho, se aconseja comenzar con un blog antes de pasar a la tienda online. En general, el blog indicado, Ingresos al Cuadrado, da buenos consejos para montar un negocio en Internet.

Continuando

Continuamos hablando de qué incluir en la página y cómo hacerlo.

Referencias

Algunos sitios en Internet y manuales que pueden servir para diseñar su presencia en Internet, sea para un sitio personal, de aficionado o corporativo:

Portada del libro Web DesignEn casi cualquier área son recomendables los libros de O'Reilly. En este caso, recomendamos Web Design in a Nutshell, por Jennifer Niederst, que explica todos los elementos del diseño de un sitio web y da consejos sobre el uso de los gráficos. En los sitios donde esté disponible, se puede acceder al libro online usando el servicio Safari de O'Reilly. De la misma forma se puede comprar este libro en Amazon UK.

Portada de Dont make me think Otra alternativa es Don't Make Me Think: A Common Sense Approach to Web Usability de Steve Krug, enfocado principalmente a temas de usabilidad; si te interesa el tema, el sitio de Jakub Nielsen es también una buena fuente (si uno se olvida de sus filias y fobias, claro). Este libro se puede comprar también en Amazon UK.

Creative Commons License
Este trabajo tiene una licencia Creative Commons.

Valid HTML 4.01 Strict

¡CSS Válido!