In Association with Amazon.com

Publicando en Internet

Contenidos

2 Qué poner en la página

De acuerdo, ya sabemos dónde poner nuestra página o nuestro sitio y todo lo demás. Pero, ¿qué ponemos en ella? Hombre, en principio podemos poner lo que nos dé la gana, porque para eso es gratis (o la ha pagado uno de su bolsillo), la ha hecho uno y todo lo demás, pero si uno quiere que realmente la visite alguien más que uno mismo para ver cómo va el contador de visitas, es mejor seguir una serie de reglas para diseñarla y construirla, y no sólo eso, sino hacerla visible y que la gente sepa que existe.

Lo más importante es que la página tenga contenido, es decir, que aporte algo que no exista en otro punto de Internet (lo cual, a estas alturas, es algo terriblemente complicado). Ese contenido puede ser desde un cuento que se le haya ocurrido a uno, hasta los trabajos de clase de la Universidad, pasando por los programillas o aplicaciones que ha liberado uno y que puede que acaben resultándole útiles a alguien. Una página con miles de punteros, sin aportar nada más, no sirve salvo para "ensuciar" los resultados de las búsquedas en los buscadores (aunque, por supuesto, uno tiene perfecto derecho a poner lo que quiera cuando quiera y como quiera); además las páginas a las que apuntan los enlaces acaban desapareciendo, y si uno no aporta nada, como una explicación o una clasificación, es una página absolutamente inútil, pues los buscadores ya hacen todo eso y algo más.

Además, la página deberá tener interés para una audiencia amplia. Si uno decide poner una página llamada "Diario de mi gato", con fotos del gato, frecuencia de deposiciones, visitas al veterinario y un formulario para mandarle correo personal al minino, pues no se extrañe si nadie la visita. Si decide hacer la "Página de las Telecomunicaciones", y explicarle de una vez por todas a la gente si le conviene más la tarifa Delfín o la Elefante Marino o el teléfono de manivela de su abuela, probablemente tenga más éxito. La página definitiva sería una que mandara mensajes a móviles mostrando fotos de tías desnudas haciendo el amor con Pikachu y con MP3 de Ricky Martin, pero claro, eso no está al alcance de todo el mundo.

Para que la página enganche, deberá mantenerse actualizada y cambiarse con cierta frecuencia. Se trata de conseguir que el usuario no sólo la visite, sino que vuelva. Y para que vuelva nada peor que encontrarse con cosas como "Últimas noticias: comienza la feria de Chinchilla de Montearagón, 1996". Eso garantiza que la peña no vuelva nunca más, y que la meta en los enlaces que nunca va a visitar uno (los anti-favoritos).

Aparte de todo eso, lo de "el paño bueno en el arca se vende" no vale en Internet. Entre otras cosas, porque el arca tiene unos 100, o mil millones de paños, así que o uno avisa que tiene un buen paño o no sirve para nada. Por ello, hay que usar una serie de técnicas y trucos para visibilizar la página.

Visibilizar la página

Hay una serie de trucos para hacer que una página sea un poco más visible, o al menos más recordable; es decir, que la gente llegue a ella, al menos por primera vez.

Direcciones alternativas

Desde hace cierto tiempo, han surgido una serie de sitios que proporcionan direcciones alternativas a páginas que tienen direcciones excesivamente largas para presentaciones o anuncios físicos. Esos sitios no alojan físicamente páginas, sino simplemente cuando reciben una dirección la redireccionan al sitio que uno quiera. Alguno de esos sitios son bit.ly, Come.to o Pagina.de. Todos ellos permiten tener direcciones tales como pagina.de/publicando o publicando.pagina.de, aunque físicamente esté en otro sitio. En algunos casos, estos sitios también proporcionan direcciones de correo alternativas; en el caso de EasyTo/Remember, también inserta publicidad brevemente antes de pasar al sitio.

A raíz sobre todo de la existencia de Twitter han surgido cientos de servicios de este estilo. La mayoría generan sólo URLs aleatorios automáticamente, como o goo.gl, pero algunos como SLUGER (que se puede usar sólo desde la UGR) permiten elegir también la dirección por la que te vas a referir al mismo.

En realidad, con esto únicamente se hace la página más fácil de pronunciar, anunciar o recordar, pero eso no aumentará su visibilidad, e incluso puede perjudicar su posición en Google, debido a que se usan diferentes URLs para referirse a un mismo recurso. Puede servir para anuncios, ponerlo en una presentación y que sea fácil de recordar, o para Twitter, pero no conviene usar estos recursos de forma exclusiva.

Optimización de buscadores: lo básico

Que tu página aparezca la primera en buscadores cuando se buscan ciertas palabras ha dado lugar a un arte arcano llamado Search Engine Optimization, SEO, ejercido por un gremio de personas altruistas que sólo se llevarán el 90% de los beneficios obtenidos por el mejor posicionamiento de tu página o compañía. El hecho es que los buscadores usan un método para decidir en qué orden aparecen las páginas que depende no sólo del contenido, sino de la estructura de la página y también de los enlaces entrantes y salientes. Ese algoritmo al cabo de cierto tiempo acaba siendo dominado por los que lo trucan para conseguir que aparezcan sus páginas y no otras (por ejemplo, se han hecho estudios que dicen que una de cada diez páginas de ciertas modelos son falsas) y por eso lo cambian en la denominada Google Dance que hace unso años sucedía ciertos finales de mes, encumbrando a los humildes y humillando a los encumbrados, pero que ahora ocurre de forma más o menos continua. Por eso, se haga lo que se haga, tiene una duración efímera, aunque conviene respetar una serie de reglas fundamentales y, sobre todo, comprender cómo funciona para que, aunque no promocione nuestra página, por lo menos no la penalice.

Por eso, es importante promocionar la página en los buscadores. Primero, veamos brevemente como funcionan. Los buscadores, al menos los verdaderos buscadores, tales como Bing o Google, tienen dos partes: un programa que busca páginas, y otro programa que almacena todas las palabras de todas las páginas, realiza las búsquedas y almacena los resultados. Al primer programa se le suele llamar araña.

Una araña hace lo siguiente: va comprobando un por uno todos los sitios que están almacenados en la base de datos cada cierto tiempo (cada quince días o un mes, dependiendo del buscador; puedes ver en tu registro de visitas (porque miras el registro de visitas, ¿verdad?) cada cuánto pasan estas arañas); comprueba si todavía existen o no, y van siguiendo uno por uno todos los punteros que encuentran en la página, sean externos o internos al sitio.Si encuentra sitios o páginas nuevos, los va almacenando también en la base de datos.

La búsqueda devuelve los resultados por orden de relevancia. La relevancia es la relación entre el documento y la palabra o palabras de búsqueda que se han introducido, y eso se calcula teniendo en cuenta las veces que aparece la palabra en el documento, cómo aparece (por ejemplo, si aparece en negrita, o cursiva, o dentro de un tag o etiqueta H1), y el peso que tiene todo ello dentro del documento. Si uno habla de perros en una página, y la búsqueda es de la palabra perro, no será lo mismo que mencione una vez a un perro, que en todos los párrafos mencione a los canes, y se mencione además dentro de una etiqueta <H1> y en el título de la página.

La mayor parte de los buscadores, partiendo de su introducción por Google, no sólo tienen en cuenta el peso de los términos, sino el peso de las páginas que apuntan a cada página; se supone que una página es más relevante cuanto más apuntada. Y también hay otros que le asignan más relevancia a las páginas según la pasta que hayan pagado (tales como Go lo intentó en su época, e incluso Altavista lo intentó, antes de que lo hicieran echarse atrás), pero ese ya es otro tema.

De todo esto se saca la conclusión de que para que una página o sitio aparezcan en un buscador, es suficiente con que haya un puntero desde otra página que sí aparezca a un buscador a ella. O sea, que basta con que convenzamos a un amiguete que sí tenga una página que sí aparezca en un buscador para que le ponga un puntero, para que aparezca; en la mayor parte de los sitios de alojamiento aparece automáticamente, como lo hace en los weblogs. Si en todo caso quieres asegurarte, puede uno mismo ir a los buscadores más importantes, tales como Google y Bing, y darse de alta.

Para ser capturados directamente por los buscadores, y también para redirigir el tráfico, se forman en la Web sociedades de socorros mutuos, que se ponen punteros los unos a los otros. Una de estas sociedades son los anillos web o webrings, que son grupos de páginas tales que cada una apunta a la siguiente, y la última a la primera. Eso garantiza que los buscadores las encuentren a todas, y que de una de ellas se atraigan visitantes hacia la siguiente. Uno de estos webrings es La Biblioteca Circular, pero hay otros muchos, la mayoría de los cuales están organizados de forma puramente informal, y algunos de forma más formal como granjas de enlaces, generalmente con el objeto de incrementar los ránkings en Google.

Eso no es todo. Si tu página trata de perros o de Penélope Cruz, uno quiere asegurarse de que efectivamente aparezca en los resultados de búsqueda de buscadores, al menos entre los diez o veinte (preferiblemente 10) primeros para esos términos de búsqueda. Para ello, es importante tener en cuenta que HTML es un lenguaje de descripción estructural, no de la apariencia de una página: será conveniente poner el término por el que queremos que busquen a la página entre etiquetas "relevantes": dentro del título (<TITLE></TITLE>), tags H1, campos ALT  de las imágenes. También será importante que no se usen frames, o al menos que no se confíe en ellos para la navegación: cuando uno aparece desde un buscador, no sabe que hay frames por medio. Otro medio es usar tags invisibles, que no aparecen en la página, pero sí aparecen en los fuentes de la página. Por ejemplo, el principio de esta página lleva lo siguiente:

<meta name="keywords" content="publicación en internet, internet, webmaster, sitios gratis, sexo">

que más o menos describe lo que contiene esta página, y lo de sexo, a ver si la gente pica de todas formas. Otros trucos similares es incluir otros META TAGS tales como <meta name="keywords"...>, o incluir las mismas palabras dentro de comentarios.

Hay otros muchos trucos (por ejemplo, hacer lo de arriba, pero repitiendo cientos de veces la misma palabra), pero muchos de ellos pueden resultar contraproducentes, pues los buscadores lo detectan (lo llaman spamdexing, de spam, que es correo basura o enviar correo basura, e indexing).

Hay programas (pero cada vez menos) que optimizan la visibilidad de una página en los buscadores; esta es la opción más simple, aunque hay empresas completas que se ganan la vida con eso. Lo más habitual es encontrar plantillas para sistemas de gestión de contenidos que ya estén optimizadas para búsquedas.

Últimamente hay que tener en cuenta los filtros denominados Panda y Penguin, dos programas que van revisando las páginas y eliminando a aquellas que son de baja calidad, sea lo que sea lo que signifique. Además, se pasan de forma más o menos periódica, así que se ha vuelto a la época de los bailes, pero en vez de ser de Shiva, son de animalitos.

Pero eso no es todo. Los catálogos, que no buscadores, funcionan de otra forma. Ahí sí hay que darse de alta explícitamente, y lo mejor es aparecer en los catálogos de más calidad. Lo que ocurre es que los catálogos horizontales han desaparecido: Yahoo ha eliminado el suyo, y otros nacionales, fuera de las Páginas Amarillas, han dejado de funcionar. Así que dependiendo del sector donde uno trabaje tendrá que buscar uno u otro.

Algunas otras formas de promocionar tu página

Todos estos trucos pueden atraer a algún despistado a nuestras páginas (personas que vayan buscando algo y acaben en ellas), pero no nos garantiza miles de visitas (aunque hay trucos infalibles para atraer gente de los que no vamos a tratar aquí). Lo mejor es, tal como hemos dicho antes, tener en cuenta el contenido, y hacerla con un contenido que sea imprescindible, que cubra un nicho informacional, que sea completo, y que se actualice de vez en cuando. Y usar medios alternativos para promocionarla. La internet no es la web; se puede promocionar en otros muchos sitios:

Una tentación que a veces ocurre es que se manda correo electrónico a todas las direcciones que uno alguna vez haya visto en algún sitio, y otras más que ha conseguido por ahí. Pero eso es un error. Primero, porque fastidia a quien lo recibe. Si quieres la opinión de alguien, y no simplemente sus "hits" en tu página, mejor le envías un correo personal. Segundo, porque al mandar correo masivo corres el riesgo de quedarte sin cuenta, sea un servidor comercial, gratuito o universitario. Y tercero, porque simplemente es una mala costumbre. No se debe mandar correo comercial no solicitado. Punto.

En todo caso, lo más importante no es que visiten tu página, sino que vuelvan a ella. Y eso es un poco más complicado, hablaremos de ello más adelante.

Ejercicio: Crear una página con contenidos personales, y, siempre que tenga algún contenido, darla de alta en algún buscador, y en algún catálogo. Comprobar unos días más tarde si ya aparece en los mismos. Hacer que cada página apunte a la del compañero de clase de al lado.

Continuando

Continuamos hablando de cómo sacarle rendimiento económico a una web.

Creative Commons License
Este trabajo tiene una licencia Creative Commons.

Valid HTML 4.01 Strict

¡CSS Válido!